En Nayarit, casi 200 mdp de Obra Pública fueron adjudicados entre amigos

Nayarit tiende a ser uno de esos estados de la república que no llama mucho la atención, o no llamaba mucho la atención, al menos. En cuestión de semanas, dos miembros del gabinete de Roberto Sandoval (el gobernador priísta saliente) han estado en el centro de atención: el primero, fue su procurador cuando era alcalde de Tepic, y luego el fiscal estatal, Edgar Veytia, detenido y en proceso penal en Estados Unidos por narcotráfico, y, ahora, su Secretario de Obras Públicas (SOP), Gianni Ramírez.

Una investigación de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), publicada en Animal Político, ha denunciado una “fraternidad” de funcionarios que son, al mismo tiempo, empresarios y compadres. Entre ellos, se han han embolsado, según los cálculos de MCCI, casi 200 millones de pesos.

Roberto Sandoval forma parte de la camada del “nuevo PRI”, esa misma que incluye entre sus filas a los Duartes, a Enrique Peña Nieto, a Beto Borge y, como líder espiritual, a Humberto Moreira. En 2011, cuando tomó protesta como gobernador de Nayarit, todos estos ilustres personajes estaban en la primera fila, sumando a otro gobernador entre sus cuates… Con esto en mente, la historia que sigue no será tanta sorpresa.

Mientras que otros gobernadores desviaron recursos vía empresas fantasmas, triangulaciones y “servicios” que nunca se pagaron, en Nayarit la cosa fue mucho más directa: un grupo de amigos se hicieron directores de Obras Públicas, delegados de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, fundaron empresas “de ingeniería” y, entre ellos, se daban licitaciones, se ofrecían contratos y eran avalados por primos, esposas, cuñados y… bueno, la familia completa que sólo vez cada primera comunión. (Vía: Expansión)

Los directamente implicados: el secretario de Obras Públicas, Gianni Ramírez, Juan Ignacio Ávila Ruiz, ex subsecretario de OP, y Fred Alberto Bernal Aguirre, ex director de Infraestructura Urbana y Vial de la misma secretaría de Ramírez, fueron, al mismo tiempo, fundadores o principales accionistas de empresas que eran beneficiadas directamente por la SOP.

Tanto MCCI como Animal Político buscaron entrevistas con los involucrados, pero sólo el actual secretario respondió. Negando, obviamente, pero hecho una bola de enredos, negó conocer las implicaciones legales de sus redes e incluso que sean conocidos por él, no negó la amistad, ¿confuso? Mejor que él mismo lo diga:

No confundamos la información. Yo no estoy negando a mis amigos. Una cosa es que seamos compañeros de trabajo, y que dentro de la camaradería de trabajo pudiéramos estar o no de acuerdo en quién hace qué cosa, y otra es que no seamos amigos. Esa palabra yo nunca la utilicé. Por supuesto que somos amigos, uno de ellos es mi compadre. Son mis amigos, los quiero mucho, los respeto mucho, pero tampoco voy a cargar ni soy responsable por las acciones de mis amigos. (Vía: Animal Político)

Parece que, en el gobierno de Nayarit, como dice el candidato independiente, Layín, se roba, pero poquito (además, todo queda entre amigos, así que pos ya qué).

Publicidad