Narcomenudistas de CU operan sin que intervenga la UNAM

Narcomenudistas de la UNAM venden droga a plena luz del día.

Operan a plena luz del día en el área del Frontón y en el área conocida como ‘Los Bigotes’. Son presuntamente protegidos por elementos de Vigilancia UNAM pero, dicen, le rinden cuentas al llamado Cártel de Tláhuac: así trabajan los narcomenudistas en Ciudad Universitaria.

Desde que se hizo pública la existencia el Cártel de Tláhuac, una célula del crimen organizado y por Felipe de Jesús Pérez Luna, alias “El Ojos”, se sabe que este autodenominado cártel es quien maneja y controla el negocio del narcomenudeo en las instalaciones de la UNAM. (Vía: El Universal)

Para colmo, la inseguridad al interior de CU aumentado en los últimos meses y no pocos relacionan este incremento con el narcomenudeo. Paradójicamente, Alberto Pulido, secretario de prensa del STUNAM, ha rechazado la existencia de este fenómeno y, de paso, declaró que es una “injuria” a la universidad hablar del narcomenudeo en la zona, cuando son al parecer y según distintas fuentes los mismos elementos de protección de la universidad quienes protegen a los vendedores. 

La UNAM sabe su existencia (aún si la niega o minimiza), la PGR ha recibido denuncias al respecto, los medios han cubierto con mayor o menor éxito sus operaciones: ¿porque nadie se ha preocupado por detenerlos y procesarlos?

Acaso tenga que ver en esta parálisis el hecho de que se relacione el narcomenudeo de CU con el Cártel de Tháhuac. El grupo delictivo dirigido por Felipe de Jesús Pérez es catalogado como sumamente peligroso y su influencia se extiende por todo el sur oriente de la ciudad.

En ese particular aspecto podría verse un cambio en los próximos días: este lunes Miguel Angel Pérez, hijo de Felipe de Jesús Pérez “Ojos”, fue llevado a declarar al Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, luego de haber sido detenido en Acapulco. Acusado de haber cometido homicidio en febrero pasado en la delegación Iztapalapa, actualmente Miguel Ángel Pérez se encuentra internado en el Reclusorio Oriente, tras su captura en Guerrero. (Vía: Uno Noticias)

Desde el año 2009 en que hubo un asesinato relacionado con el narcotráfico en el interior de la Facultad de Filosofía y Letras, se han identificado al menos a 46 personas como posibles narcomenudistas. Pero sólo 13 de ellos han sido aprehendidos, aunque nadie pueda aclarar cuántos de ellos fueron procesados y cuántos salieron libres. (Vía: El Universal)

Los actuales narcomenudistas de Ciudad Universitaria venden en las áreas conocidas como ‘Los Bigotes’ y en la parte trasera del Frontón. En ambos lugares cuentan con motonetas y halconean la zona para evitar que periodistas o autoridades intervengan.

Ya han amenazado a un reportero del Universal por su labor periodística en el caso; tras tomar fotografías y haber escrito al respecto el investigador David Fuentes recibió amenazas por su labor. En su versión de los hechos no es descartable la colaboración de agentes de vigilancia de la propia UNAM.

En estos días de asueto, los vendedores de droga siguen laborando ajenos a cualquier calendario escolar. ¿Qué impide la policía tener este delito que ocurre dentro de las instalaciones de la UNAM? ¿A ellos también los debe proteger la autonomía universitaria?

 

ANUNCIO