Muro fronterizo ‘privado’ de EEUU con México en riesgo de colapso

Este muro fue levantado para demostrarle a Trump que sí se podía construir a la orilla del Río Bravo
(Imagen: Texas Tribune)

En una parte de la frontera entre México y Estados Unidos, sobre el Río Bravo, ya existe parte del sueño de Donald Trump, pero ni él ni su gobierno lo construyeron. Se trata de un muro fronterizo de casi cinco kilómetros financiado de manera privada que, no solo enfrenta demandas, ahora está al borde del colapso.

Así lo informó el Texas Tribune. Este muro se encuentra casi frente Mission, Texas, cerca de Reynosa, Tamaulipas, y fue construido por Fisher Industries directamente sobre la orilla del Río Bravo a inicios de este 2020.

Durante el fin de semana, se reportaron fuertes lluvias por el Huracán Hanna y, tras una revisión de los daños por parte de ingenieros, explicaron que los daños al muro demuestran lo que todos ya sabían: no es fácil construir tan cerca de un río. Estos daños, parecer ser, se registran al inicio de lo que se proyecta como una activa temporada de huracanes.

El muro de Fisher está al borde del colapso. (Imagen: Texas Tribune)

Pero estos problemas estructurales se registran desde hace meses. De acuerdo con el Texas Tribune y ProPublica, desde hace tiempo se observaban señales de erosión que amenazan la estructura y podrían llevarla al colapso.

“Va a ser una batalla sin fin. Siempre tendrás que batallar la erosión cuando estás tan cerca del río”, explicó Adriana E. Martínez, geomorfólogo de la Universidad de Edwardsville del Sur de Illinois.

Tommy Fisher, director de Fisher Industries, explicó que este tipo de erosión es algo esperado ante la cantidad de lluvia que se ha registrado y que realmente no se ven daños en la obra. Sin embargo, expertos han documentado cómo el agua ha minado la tierra debajo del muro, poniéndolo en riesgo.

Ingenieros comentaron al Texas Tribune que con dos o tres tormentas más como Hanna, el muro podría colapsar. Erosión e inundaciones son algunas de las razones por las cuales el gobierno de Donald Trump no ha querido construir nada del muro fronterizo directamente en la orilla del Río Bravo.

Tommy Fisher invirtió a través de su empresa cerca de 40 millones de dólares para construir el muro. ¿Por qué? Su intención era demostrarle a Donald Trump que la industria privada puede llevar a cabo lo que el gobierno no ha logrado: construir el muro a la orilla del río. Cuando la terminó, consiguió 1.7 millones de dólares para seguir con la obra.

Fisher incluso declaró que su muro es el Lamborghini de los muros. Lamborghini o no, su muro no solo enfrenta daños por las lluvias.

Críticas y demandas

Este mes, un juez ordenó revisar el muro por violaciones a tratados internacionales con México por cómo impacta en el flujo del Río Bravo. Además, la construcción del muro llevó a una demanda de vecinos  y el gobierno federal por representar una amenaza al río.

Si esto fuera poco, Trump señaló que este muro solo se construyó para hacerlo quedar mal. Otros políticos han definido el proyecto como uno de vanidad o, de plano, una estafa a los que donaron dinero para su construcción.