Hace 62 años las mujeres mexicanas votaron por primera vez

Un día como hoy pero de hace 62 años, las mujeres de nuestro país acudieron por primera vez a las urnas para celebrar las elecciones del 3 de julio de 1955. En esa ocasión se elegía a diputados federales para la XLIII Legislatura. Pasó mucho tiempo antes de que las mujeres fueran tomadas como ciudadanas cabales, con los mismos derechos constitucionales que los hombres.

Lo que hoy es recordado con gifs, imágenes y videos en redes sociales de muchos partidos políticos, fue un trabajo de años que las mujeres emprendieron para ser tomadas en cuenta en las decisiones políticas del país, pese a los pensamientos tradicionales que imperaron en el siglo XIX, siglo XX y aunque podríamos dejar fuera el XXI, no es tan sencillo. El 27.3% de los 32.9 millones de hogares los llevan mujeres, por lo que el buscar compromisos para la mujer como madre, trabajadora y líder de hogar, podría representar un voto relevante para las elecciones del 2018.

¿Cómo fue la lucha por el derecho al voto para la mujer?

Las primeras manifestaciones importantes se remontan a 1884 y 1887, en plena época del porfiriato, cuando una revista de corte femenino Violetas del Anáhuac y escrita únicamente por mujeres, demandó el sufragio femenino. Cabe mencionar que por revista de corte femenino, nos referimos a periódicos pensados para la mujer desde una visión masculina que comienzan a ser “tomados” por las mismas mujeres a las que se dirigían, es decir las mujeres pasan de ser lectoras a escritoras.

Encuentre a una sola mujer… no la hallará.

Posteriormente, en 1910, distintas asociaciones se unen Madero, entre ellas “Las Hijas de Cuauhtémoc”, quienes protestaron por el fraude en las elecciones de ese año y demandaron participar de manera política en las desiciones del país.Luego en 1916 se realizó el primer Congreso Feminista, el 13 de enero en Yucatán.

Podemos decir que fue hasta 1916, con el Primer Congreso Feminista, cuando se reflexionó públicamente sobre los derechos que permitieran a las mujeres estar en igualdad de condiciones con los hombres. Este Congreso es el antecedente fundamental para que en 1935 se conformara el Frente Único Pro Derechos de la Mujer, organización vital en el movimiento sufragista mexicano. (Vía: Ciencias Políticas y Sociales, UNAM)

Primer Congreso Feminista en Yucatán

 

Fue hasta 1937 que el presidente Lázaro Cárdenas envió una propuesta para reformar el artículo 34 constitucional a la Cámara de Senadores como un primer paso para que las mujeres obtuvieran derecho a votar  y por lo tanto ser consideradas ciudadanas mexicana y no menores de edad. Pero la propuesta no fue aprobada del todo y la “ciudadanía” que adquirieron fue con muchas restricciones y obviamente sin derecho a votar.

En 1947, el presidente Miguel Alemán promulgó la reforma al artículo 115 de la Ley Fundamental en la que se otorgó a las mujeres el derecho para votar y ser votada pero sólo en elecciones municipales. Finalmente hasta 1952, Adolfo Ruíz Cortines, siendo candidato a la presidencia de la República, prometió frente a más de 20 mil mujeres, la ciudadanía sin restricciones, es decir que podrían ejercer en el voto en todos los niveles de gobierno. (Vía: SEP)

El 17 de octubre de 1953, Ruiz Cortines promulgó las reformas constitucionales que otorgaron el voto a las mujeres en el ámbito federal.

“Son ciudadanos de la República los varones y las mujeres que, teniendo la calidad de mexicanos, reúnan, además, los siguientes requisitos: haber cumplido 18 años, siendo casados, o 21 si no lo son, y tener un modo honesto de vivir”.

Después de esta brevísima revisión de cómo las mujeres trabajaron y se organizaron durante años, durante décadas, para llegar hasta el día de hoy en el que los partidos actuales sólo se regodean en publicaciones, gifs e imágenes sensacionalistas. Resta seguir trabajando no sólo por derechos para la mujer sino para que las normas y leyes sean aplicadas en materia de acoso sexual y abuso sexual, aunque pase como en esos años, en los que las reformas constitucionales a veces iban mucho más rápido que el pensamiento de la población.

Publicidad