¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Chico mata a otro chico en Monterrey, pero pudo haberse evitado

Esta tarde, un joven de 16 años asesinó con un arma blanca a un compañero de su preparatoria en Monterrey, Nuevo León. Dos días antes, tras una confrontación verbal entre los dos, los padres del atacante prometieron a los directivos que su hijo recibiría atención y que, tras escribir una carta compromiso de buena conducta, no volvería a ocurrir otro incidente.

El vocero de seguridad de Nuevo León, Aldo Fasci Zuazua, en conferencia de prensa en cuanto se hizo público el hecho, dio un informe de la situación: la junta con los padres de ambos en el colegio, la carta compromiso, la promesa de los padres de que su hijo “recibiría atención”… También que la Secretaría de Educación del estado ya está dando atención psicológica a los padres tanto de la víctima como del victimario. (Vía: Proceso)

Aldo Fasci Zuazua, vocero de seguridad de NL

No es la labor de un vocero de seguridad, pero hay un punto que tiene que ser dialogado entre todos: la salud mental. Más allá de medidas como “mochila segura”, arcos detectores de metales o cateos sorpresivos a los alumnxs en las escuelas, una verdadera estrategia para visibilizar, atender y cuidar a lxs jóvenes que luchan a diario con problemas de salud mental, que son los primeros en ser criminalizados cuando ocurren tragedias como esta o como la que, en enero de este año, ocurrió también en Monterrey, cuando un alumno del Colegio Americano del Noreste disparó contra su maestra y compañeros para después suicidarse.

En México, según información del 2013, al menos un tercio de la población nacional es propensa o ya padece algún tipo de enfermedad mental, de ellos, un porcentaje mínimo busca y recibe tratamiento. Depresión, ansiedad y otros trastornos que impactan de manera profunda la vida cotidiana de los enfermos y de quienes los rodean son enfermedades tratables que, para el momento en el que vivimos, no deberían, ya, de ser consideradas ni tabúes ni estigmas sociales. (Vía: Expansión)

Lo ocurrido esta tarde en Monterrey pudo haberse evitado mucho antes de “dos días antes”. En México, el tratamiento y cuidado de enfermedades mentales es gratuito, y las instancias responsables de ello están concentradas en los centros urbanos que más lo necesitan, según las mismas estadísticas de la Secretaría de Salud (SSA).

Nos urge, a todos, preguntarnos si estamos dispuestos a que noticias como ésta sean “normales”.