#YoAmoCherán: comunidad purépecha autogobernada

Cristina Rivera Garza (Matamoros, 1964) escribió un libro de ensayos sobre la posibilidad de imaginar un México distinto a partir del que vivimos. La rabia y el dolor que se sienten en nuestro país desde que comenzó la “guerra contra el narco” casi nos han hecho olvidar que las cosas pueden ser de otro modo. Que existe una fuerza más poderosa que la violencia. Esa fuerza se llama esperanza y nace cuando más de dos se acercan para imaginar otra realidad. La lucha que inicia con esa sencilla invocación del cambio es contra el miedo.

“El miedo aísla. El miedo nos enseña a desconfiar. El miedo nos vuelve locos. Con las manos dentro de los bolsillos y con la cabeza gacha, el que tiene miedo se transforma así en la herramienta por excelencia del status quo.” (Cristina Rivera Garza, “La guerra y la imaginación”, Dolerse: textos desde un país herido, Oaxaca, Sur+, 2011, p. 47)

Cherán lindo

El 15 de abril de 2011 un grupo de mujeres decidió acabar con la violencia constante que azotaba su comunidad. Cherán, municipio ubicado en el estado de Michoacán, era controlado por el crimen organizado. Había secuestros y desapariciones. Saqueaban el bosque, buscaban hacer un cambio de suelo: talaban los árboles y después incendiaban para poder sembrar otro tipo de productos.

“Decían que una vez que terminaran con el bosque, se iban a llevar a las mujeres”, recuerda una joven de Cherán.

cheran bosque quemado

Varias compañeras del municipio tomaron conciencia de que tenían miedo: bajaban la cabeza cuando uno de “esos señores” pasaba cerca, sabían que estaban a merced de ellos. Ante tal situación, decidieron unirse: después de encomendarse a Dios, cerraron varias calles para impedir el paso de los criminales. Así empezó su camino hacia un mundo nuevo, inventado por ellas. Un mundo donde pudieran vivir con dignidad, caminar con la frente en alto, sentirse seguras. Cuando esas mujeres tomaron su destino entre manos, el primer pasó fue utilizar la palabra. Imprimieron unos 300 volantes que llamaban a la reflexión y a proteger a la comunidad. El comunicado terminaba diciendo:

“Este escrito no pertenece a ningún partido político, se hace porque da tristeza de cómo están quedando los cerros, sabemos que los árboles son los que retienen el agua de las lluvias. Ya Basta.”

Con este mensaje comenzó una revolución en Cherán. La gente del pueblo acordó que no permitirían el paso de nadie que quisiera dañar a la comunidad: no permitirían más muertes, ni más desapariciones, tampoco más tala de árboles o explotaciones del suelo. Desde luego, el principio no fue nada fácil. La respuesta inmediata fue la entrada a la localidad de unos hombres armados que secuestraron a dos integrantes del comisariado de bienes comunales.

cherán 3

Las acciones de los habitantes organizados fue determinante. Juntaron fuerzas y se fueron contra los talamontes, agarraron a varios y quemaron sus camionetas. A este enfrentamiento, siguieron varios más: personas armadas llegaron a la mañana siguiente para rescatar a los talamontes. Un muchacho perdió la vista del ojo derecho y la movilidad de un brazo. Sin embargo, los habitantes de Cherán no entregaron a los talamontes hasta después de sacarles unas cuantas declaraciones. Resulta que en el negocio del tráfico de maderas estaba implicado el gobierno y sus cuerpos de seguridad. Caía sobre ellos, por decir lo menos, la responsabilidad de conocer las transacciones y no hacer nada. A partir de esta información, se decidió desconocer al alcalde, correr a los policías y llamar al ejército. Pero esa acción no fue suficiente, el ejército abandonó la región en cuanto los talamontes fueron liberados ante el secuestro de cinco nativos de Cherán.

cherán, ronda

Ante el estado de las cosas, no había mucho lugar para dónde moverse. “¿Y si nos atrincheramos?”, se construyeron barricadas para impedir la entrada al pueblo. Los hombres estaban encargados de montar guardia y las mujeres se hicieron cargo de la comida, el café y el té.

“En los cuatro barrios, en todos los cruces de dos calles, se prendió el fuego. Ciento noventa y cuatro fogatas iluminaron las noches de Cherán durante nueve meses.” (Thelma González Durán, “El pueblo que espantó al miedo”, Entre las cenizas, Oaxaca, Sur+, 2013, p. 25)

cherán fogatas

El fuego que iluminaba las noches de Cherán se convirtió en el símbolo de su resistencia. Ahora hacía falta darle un orden distinto a la vida del municipio. ¿Cómo volver concreto el cambio? ¿De qué manera hacer que lo que estaban logrando tuviera repercusiones legales? La comunidad purépecha decidió acabar parejo con el gobierno que los había llevado a una situación límite de violencia. Después de expulsar a políticos y policías municipales, llevaron sus demandas de autonomía hasta el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. No fue un proceso fácil, se necesitó la participación de más de dos mil habitantes, el acompañamiento del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU y de varios abogados para que el 2 de noviembre de 2011 se llegara a la conclusión de que Cherán podía no participar en las elecciones y elegiría a sus autoridades según el sistema de usos y costumbres.

cherán 1

El 22 de enero de 2012, Cherán eligió a sus autoridades de la manera que sus habitantes estipularon:

“La elección fue así: cada uno de los cuatro barrios realizó su asamblea en el patio de una escuela. Tres cohetes sonaron para avisar que inciaba la elección […] Y comenzó la votación. Cada uno de los candidatos se paró sobre una silla de aluminio. Frente a él se formaron todos aquellos que le daban su voto. Los tres candidatos con las filas más largas fueron los elegidos” (Thelma González, p. 31)

El 5 de febrero quedó fijado el nuevo gobierno de Cherán: ya no existía un presidente municipal, en vez de eso, 12 K’eris (‘los grandes’, en purépecha) eran parte del Consejo Mayor. El gobierno comunal se compuso por este Consejo y seis más: el de Asuntos Civiles, el de Desarrollo Social, el de Administración, el de Bienes Comunales, el de Barrios y el de Procuración y Conciliación de Justicia.

cherán 4

La organización de Cherán no se inventó de un día para otro. El modelo de elección se usaba en comisiones para las fiestas y para los bienes comunales. Elegir a sus representantes y su forma de gobierno le permitió a los purépechas apropiarse de su vida en común. Hay cinco principios a los que se compromete cada integrante del Consejo Mayor:

Servir y no servirse; representar y no suplantar; construir y no destruir; obedecer y no mandar; convencer y no vencer.

Estos principios son casi los mismos que siguen las Juntas de Buen Gobierno de los caracoles zapatistas del estado de Chiapas. En mayo de 2015, Cherán cumplió sus primeros tres años de autogobierno. A principios de este mes, el primer Consejo entregó el bastón de mando a sus sucesores.

Cuando la comunidad purépecha de Cherán eligió hacerse cargo de su propia seguridad, le mostró a todo México que existen vías para cambiar lo que está mal. El autogobierno de este pueblo michoacano, independiente de partidos políticos e instituciones corruptas, ha ganado hasta hoy la batalla contra el miedo. Las que dieron el primer paso fueron las mujeres: renunciando a cualquier estereotipo de vulnerabilidad, ellas salieron a la calle a convocar a los demás para construir otra realidad.

¿Será posible trasladar el modelo de gobierno de Cherán a otros lugares? Dicen allá que esta forma de organización ya la venían usando para muchas otras cosas. Quizá sólo sea cuestión de reconocer cómo nos organizamos para hacer actividades con nuestras familias o nuestros barrios para poder imaginar un gobierno que se rija por los mismos principios. A lo mejor la clave para el cambio posible está aquí mismo, en el día día, cuando nos ponemos de acuerdo para actividades mínimas. Lo único que se necesita es vencer el miedo de juntarse a platicar una noche junto a la fogata.

@nayegasa

*Te recomendamos ver este documental, elaborado por la agencia autónoma de comunicación Subversiones:

**Todas las fotografías que acompañan este artículo fueron tomadas de aquí.

 

Por: Redacción PA.