Xicomulco: protestas en el DF por construcción de base militar

Comunidades organizadas de Xicomulco protestaron este fin de semana contra un proyecto de construcción de bases de la Secretaría de Marina.

Comunidades organizadas del sur del Distrito Federal protestaron este fin de semana contra un proyecto de construcción de bases de la Secretaría de Marina. El 8 de octubre de 2015 se decretó en el Diario Oficial de la Federación un acuerdo por medio del que se destina a operaciones militares un terreno de 7 mil 361 metros cuadrados, ubicado en el poblado de San Bartolomé Xicomulco en la delegación Milpa Alta de la capital del país. Según la información que ofrece el Diario, el territorio pertenece a la federación, como lo prueba un contrato de compra-venta firmado en 1961 que acredita la extensión de tierra como propiedad de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

En el mismo decreto se dice que el predio estará destinado para construir “instalaciones de inteligencia y bodegas para el resguardo de material naval”. Tanto la ambigüedad de estos fines como el desconocimiento, por parte de las autoridades, de las Asambleas de Barrios, organismos de decisión comunal, despertaron la indignación entre los habitantes. La Comisión de Defensa de las Tierras de San Bartolomé Xicomulco expresó que la inserción de una base militar en la localidad traerá consigo problemas relacionados con la violencia y el miedo.

Por medio del decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación, el gobierno está ignorando rotundamente los derechos de esta comunidad, considerada “pueblo originario” que se rige por usos y costumbres. Lo que esto significa es que en Xicomulco hay una comunidad organizada que toma las decisiones y los acuerdos más importantes para su vida en asambleas barriales. Una decisión impuesta desde arriba y sin la consulta previa de los habitantes del poblado significa una violación a su derecho a la autodeterminación. A este hecho se suman otros problemas: por un lado, un integrante de la Comisión de Defensa aseguró que el predio fue obtenido en los sesenta por medio de un despojo; por otro, que este proyecto de construcción no llega solo, lo acompaña el de la autopista Arco Sur, que dañaría severamente el equilibrio natural de la región.

En la protesta realizada ayer se convocó a todos aquellos que quieran participar, a unirse en la expresión de la inconformidad por el desconocimiento de derechos comunales, por el despojo de la tierra y por la militarización de un poblado más.

Tanto el jefe delegacional de Milpa Alta, Jorge Alvarado, como el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, han evitado expresar su opinión al respecto o han dicho desconocer el tema.