Uno de los “porkys”, Enrique Capitaine, fue detenido

Enrique enfrenta cargos por el delito de violación y pederastia menor.
porkys

Enrique Capitaine, parte del grupo conocido como los porkys, fue detenido en Torreón, Coahuila; ayer por la noche, 12 de mayo. Denunciado inicialmente en el puerto de Veracruz, esta mañana fue trasladado a una prisión de esta ciudad, en donde continuará su proceso.

Enrique enfrenta cargos por el delito de violación y pederastia menor, junto con Diego Cruz Alonso y Jorge Cotaita Cabrales, a quienes se les imputa de haber abusado sexualmente de Daphne Fernández cuando ésta tenía 17 años, en enero de 2015.

Al respecto, el titular de la Fiscalía de Veracruz, Luis Ángel Bravo, expresó que Enrique Capitaine podría enfrentar una condena de entre seis y 30 años en prisión sin derecho a fianza. Aquí, el comunicado de prensa:

A su vez, el gobernador del estado de Veracruz, Javier Duarte, dio a conocer la captura del joven a través de su cuenta de Twitter:

Por su parte, el padre de Enrique, Felipe Capitaine, quien hace sólo unos días había declarado que su hijo se encontraba resguardado en Veracruz cerca de su familia, ahora justificó que desconocía su paradero actual pues llevaba varios días sin comunicarse con él. Y al ser cuestionado por Milenio Televisión respecto al caso, este padre denunció que este solo se trata de una maquinación política creada por Miguel Ángel Yunes, candidato actual a la gubernatura del estado de Veracruz por el PAN, encaminada a perjudicar a Javier Duarte.

Mientras tanto, Diego Cruz y Jorge Cotaita, los otros dos porkys que asimismo se les acusa de haber abusado sexualmente de Daphne, afrontan cargos por el delito de pederastia tumultuaria. Ambos continúan prófugos de la justicia. Su orden de aprehensión, más grave que la de Capitaine, los llevaría a una condena entre 12 y 40 años de cárcel.

Respecto al cuarto involucrado, Gerardo Rodríguez, quien también pertenecía a este grupo de amigos, es el único que no posee una orden de aprehensión ya que, a decir del juez, si bien presenció los hechos, no agredió a la víctima.