Un fraude más de Peña Nieto, su título universitario: Aristegui Noticias

El portal Aristegui Noticias hizo público que la tesis de licenciatura de Enrique Peña Nieto para obtener el título de Licencia en Derecho de la Universidad Panamericana es un plagio.  Robó información de al menos diez autores, entre los que destaca al ex-presidente Miguel de la Madrid Hurtado.

De 1984 a 1989, Peña Nieto estudió Derecho en la Universidad Panamericana. En 1991, para obtener su título de licenciatura. presenta la tesis “El Presidencialismo Mexicano y Álvaro Obregón”. La tesis está compuesta por 200 páginas y 682 párrafos.

Cuando presentó este trabajo, el propio Peña Nieto le solicitó a los lectores que hicieran comentarios al texto.

“El presente trabajo constituye el examen escrito para la obtención del grado de Licenciado en Derecho, por lo que agradezco a los lectores las observaciones que pudieran hacer al mismo” (Vía Aristegui Noticias)

Por esa razón, Aristegui Noticias le solicitó a un grupo de académico y especialistas que realizaran un estudio profundo a su tesis. En su análisis descubrieron que buena parte del texto fue robado de otros documentos. Al menos 197 párrafos de los 682, es decir, el 28.8% de la obra, fueron ideas robadas a otros autores.

Por ejemplo, con un libro publicado por Miguel de la Madrid en 1977, “Estudios de Derecho Constitucional”, nunca lo menciona a lo largo de su tesis, ni siquiera en la bibliografía. Sin embargo, le roba varios párrafos.  Peña Nieto reproduce cuando menos 20 párrafos íntegros, sin reconocer que él no es el autor. Lo mismo hizo con obras de Enrique Krauze, Diego Valadés, Jorge Capizo y Jesus Orozco.

Actualmente, su asesor de tesis, el Doctor en Derecho Eduardo Alfonso Guerrero Martínez, es magistrado del Poder Judicial de la Ciudad de México. En ese momento él era el principal responsable de verificar que Peña Nieto cumpliera con todos los requisitos académicos en su trabajo. Cuando se toma una idea de otro autor, se está obligado a ponerlo entre comillas y se cita la obra de donde se ha tomado. En caso contrario, se le considera robo.

En la página 23, por ejemplo, habla de la figura presidencial. Roba un párrafo del libro de Jorge Carpizo, “El presidencialismo mexicano”, publicado en 1928, para hablar de una propuesta del norteamericano Esteban Austin. No sólo no informa de dónde lo ha tomado, sino que decide eliminar la parte más importante: el sistema presidencial mexicano contempla la posibilidad de remover al Presidente “por malos manejos de fondos” o “crímenes de alta traición”.

El portal insiste en que las citas fueron mal hechas, de forma tramposa. Del libro “La constitución reformada”, de Diego Valadés, hurtó 40 párrafos. Sólo en 3 ocasiones citó adecuadamente. Del resto de la tesis se concluyó que no es posible saber si realmente fue hecho por Peña Nieto o son producto del plagio.

El vocero de Presidencia ha insistido que sólo se trata de un error de estilo, como citas sin entrecomillar o la falta de referencia y critica que se haya mediatizado el tema. Sin embargo, el plagio es una práctica penada en el mundo académico, porque se le considera robo. En caso de que se compruebe un plagio, se ha castigado retirando el título de grado.

Cuando se dio a conocer que el candidato a la presidencia de Perú, César Acuña Peralta, plagió páginas enteras en su tesis de maestría y doctorado, tuvo que retirarse de su carrera presidencial. El ministro de defensa alemán, Karl-Theodor zu Guttenberg, perdió el grado de Doctor en Ciencia Política en el momento que se descubrió que realizó lo mismo. Más tarde fue obligado a retirarse de su cargo.