Tres socavones secaron en menos de 24 horas una laguna en Quintana Roo

De un día para otro (y no es exageración: tal cual pasó así), la laguna de Chakanbakán se secó en un 80%. Así, sin más desapareció casi toda el agua y miles de peces, tortugas, reptiles y aves están muriendo, Conagua y la Secretaría del Medio Ambiente estatal ya están tratando de, primero, encontrar qué pasó y segundo frenar el daño en el área afectada.

La laguna de Chakanbakán tenía un diámetro de cerca de 20 kilómetros y ocupaba, en temporadas de lluvias, hasta 90 hectáreas. Cercana al mar, el agua no era ni dulce ni salada, sino un estuario: zonas donde se mezclan las dos y donde habitan especies endémicas.

De acuerdo a las primeras investigaciones tras lo ocurrido, se formaron tres fracturas en el fondo del centro de la laguna y por ahí se filtró casi toda el agua hacia los mantos acuíferos que existen debajo de buena parte de la Península de Yucatán:

Aquí se abrió un socavón de 10 metros de diámetro, otro de 5 metros y otro de 3 aproximadamente, esto hizo que toda el agua de la parte central se vaya hacía el interior del acuífero”, indicó el director de Conagua para el estado de Quintana Roo, José Luis Blanco Pajón (Vía: Noticieros Televisa)

Cerca de la laguna hay una zona arqueológica con el mismo nombre. Ya fue cerrada al público por el riesgo latente de que haya más socavones.

Hasta el momento, las autoridades no saben por qué se abrieron los boquetes en el piso, pero ya han repetido en múltiples ocasiones que éste es un fenómeno natural de la zona debido a la porosidad y lo blando del suelo de piedra caliza, común en la península completa. (Vía: Animal Político)

Entre los planes de contención se tiene pensado construir una presa para evitar que el agua siga yéndose de los pocos remansos que quedan.

Por: Redacción PA.