Tráfico de migrantes en Uber: la PGR inicia investigación

En la ciudad de Monterrey, la Procuraduría General de la República (PGR) inició una investigación sobre una red de tráfico de migrantes que opera clandestinamente con la ayuda de algunos choferes pertenecientes al servicio privado de transporte Uber.
tráfico

En la ciudad de Monterrey, la Procuraduría General de la República (PGR) inició una investigación sobre una red de tráfico de migrantes que opera clandestinamente con la ayuda de algunos choferes pertenecientes al servicio privado de transporte Uber.

La investigación se dio a raíz de que el fin de semana pasado 10 conductores, de los cuales cuatro trabajaban para Uber, fueron descubiertos y detenidos por elementos de la Policía Fuerza Coahuila, cuando trasladaban a siete inmigrantes sin papeles por un camino de terracería que une la carretera de Zacatecas con Nuevo León. Según los medios, los implicados seguían esta ruta para burlar la revisión de la Policía Federal y el Ejército Mexicano.

Las personas que viajaban al interior de los coches declararon ser originarios de Honduras, Guatemala y El Salvador, y no tenían permiso de estancia legal en México.

Esta no es la única detención que se ha llevado a cabo relacionada con esta red de tráfico de migrantes; hace dos meses en San Luis Potosí fueron detenidos cinco vehículos adscritos a Uber en los que viajaban decenas de indocumentados con destino a la ciudad de Monterrey, según afirmaciones del delegado del Instituto Nacional de Migración (INM), Segismundo Doguin Martínez.

Los choferes detenidos en Coahuila aseguraron que los pasajeros les dieron tres mil pesos a cada uno por transportarlos desde San Luis hasta Monterrey, y que de ahí los pasajeros seguirían por su cuenta hasta llegar a la frontera con Estados Unidos.

Los 10 conductores detenidos fueron llevados al Ministerio Público de la PGR, acusados de tráfico de personas. Por su parte, los inmigrantes fueron trasladados al Instituto Nacional de Inmigración. Los vehículos permanecen decomisados.

A través de un comunicado, Uber México se deslindó del incidente. Además condenó el tráfico de personas y reiteró la disposición de la empresa a colaborar con las autoridades correspondientes en el desmantelamiento de la red. De hecho, según los primeros reportes policiales, los conductores no tenían activo sus sistema de Uber ni los viajes fueron solicitados a través de la aplicación:

“Estos hechos no están relacionados con la plataforma de Uber ya que la empresa no es dueña de los autos dados de alta en la plataforma ni empleador de los conductores, quienes son trabajadores independientes”, cita el documento (Vía Sin embargo)

En el mismo comunicado, Uber aseguró que uno de los cuatro implicados había sido dado de baja del servicio hacía nueve meses y que otros dos fueron desactivados como precaución, luego de que se sospechara de su participación en actos ilícitos.

La empresa Uber ya ha estado involucrada en varios escándalos en México en los últimos meses. Se han registrado denuncias de acoso sexual y violaciones por parte de sus choferes. De hecho, esta semana se hizo pública la petición en Change.org para que Uber cuente con conductoras del sexo femenino para transportar a otras mujeres que utilicen el servicio. No olvidemos que Uber estuvo en medio de un escándalo, en mayo de este año, cuando uno de sus choferes —Diego Vargas Méndez— fuera procesado por la violación a una mujer que salía de un bar en la Condesa y que había pedido el servicio para llegar a su domicilio.