PF toma San Miguel Totolapan, Gro., y grupos delincuenciales responden bloqueando carreteras

El fin de semana, dos grupos delincuenciales colocaron alrededor de 14 bloqueos en las carreteras y autopistas de la región de Tierra Caliente, Guerrero. Según la información otorgada por el gobernador, Héctor Astudillo, se debió al ingreso de fuerzas federales a San Miguel Totolapan el pasado viernes.

Desde el 10 de mayo, miembros de “La Familia” y “los Tequileros” habían estado enfrentándose por el control de la zona, varios reportes registraron un tiroteo en San Miguel Totolapan que duró más de 12 horas, tiempo en el que esas mismas fuerzas federales no hicieron nada por frenar la violencia en la población. El resultado: ocho personas muertas y la ejecución de un operativo pocos días después (una vez ya “tranquila” la plaza) que desencadenó una reacción para la que las fuerzas estatales y federales no estaban preparadas. (Vía: Proceso)

Los grupos delictivos acordonaron la zona que rodea la localidad de San Miguel Totolapan como primera respuesta a la entrada de la policía federal y “elementos de la 32 zona militar” (ni Astudillo ni el vocero del Grupo de Coordinación Guerrero -el operativo policiaco-militar que articula la “seguridad” del estado- informaron sobre el número de elementos, si la acción fue coordinada por militares o por autoridades civiles). Los 14 bloqueos que retiraron con ayuda de grúas y maquinaria pesada fueron armados con 144 vehículos volcados e incendiados. (Vía: Milenio)

El estado guerrerense completo, pero particularmente la zona de Tierra Caliente, ha sufrido el acoso constante de la delincuencia organizada y del poder “suelto” de las Fuerzas Armadas desde la década de los 70, cuando estalló la llamada “Guerra sucia”. Eventos como el ocurrido la noche del 26 de septiembre de 2014 en Iguala (una de las más importante ciudades del estado y centro “nervioso” del tráfico de droga) forman parte de una historia compleja y sangrienta de un estado que nunca ha estado “bajo control” de nadie, pero la lucha por ello ha cobrado la vida de miles.

Más de lo que podamos añadir, dice mucho de la situación en el estado que prestadores de servicios de grúas, gasolineros y gaseros se negaran dar servicio a las fuerzas federales en camino a San Miguel Totolapan, que los pobladores resistieron la entrada de los equipos antimotines con piedras y palos, y que, aún hoy, el gobernador Astudillo sigue sin poner pie en Tierra Caliente. (Vía: Animal Político)

 

ANUNCIO