Temen que la violencia repunte tras el secuestro del hijo de “El Chapo”

El secuestro de Jesús Alfredo Guzmán, hijo de Joaquín "El Chapo" Guzmán, ha lanzado muchas dudas sobre el reordenamiento de las fuerzas del narcotráfico en México.

El secuestro de Jesús Alfredo Guzmán, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, ha lanzado muchas dudas sobre el reordenamiento de las fuerzas del narcotráfico en México.

Desde que “El Chapo”, cabeza del Cártel de Sinaloa, fuera reaprehendido, el control de la zona está en disputa con el Cártel Jalisco Nueva Generación. Los gobernadores de Sinaloa, Nayarit y Jalisco temen que la violencia aumente.

De 2010 a 2015, el cártel de Jalisco ha sido el que más ha crecido apoderándose de estados como Nayarit, Michoacán, Colima y Guerrero y, en fechas recientes, expandieron sus operaciones a Guanajuato, San Luis Potosí, Oaxaca, Chiapas y Veracruz . (Vía: El País)

El estado de Colima es un claro ejemplo de cómo las guerras del narcotráfico transforman por completo la forma de vida de toda una región: desde septiembre de 2015, cuando los cárteles querían hacerse del control del puerto de Manzanillo, los asesinatos en ese estado crecieron un 338%. (Vía: El País)

En uno de los estados más violentos del país, como es Sinaloa, ¿se agudizará aún más la violencia a raíz del secuestro del hijo de “El Chapo”?