¿El tabaquismo en el mundo esta asociado al nivel de ingresos?

tabaquismo

En los últimos años se han intensificado las políticas públicas contra el tabaquismo, en muchos países cada vez hay más restricciones, impuestos y campañas para frenar el consumo de tabaco. Además cada vez más se acotan los espacios para consumir tabaco, la tendencia en los precios de este producto apunta hacia la alza debido a que cada vez son mayores las cargas fiscales a ese producto, es decir, los impuestos llegan hasta el 70% sobre el valor de venta.

Según la Organización Mundial de la Salud, uno de cada 2 consumidores de tabaco mueren a raíz del consumo de este producto, solo al año mueren alrededor de 7 millones de personas. Además se calcula que en el mundo hay alrededor de mil millones de fumadores, de ese total el 80% viven en países de bajos o medianos ingresos. (Vía: OMS)

Esta tendencia relacionada al consumo según el nivel de desarrollo de los países  también puede analizarse al interior de estos; ahí podemos observar que en los países desarrollados  el consumo ha disminuido significativamente, sin embargo, los índices de mayor consumo se concentran en las poblaciones con menores niveles de ingreso, es decir en esos países se observa que a mayores ingresos menor es el consumo de tabaco. Por el contrario en países emergentes el consumo se encuentra más generalizado en la población y además no ha habido un decrecimiento significativo en el consumo de tabaco.

Para ilustrar esto veamos los casos de Estados Unidos y México: nuestro vecino del norte en las últimas 4 décadas ha reducido el consumo de tabaco en más del 50%, pero lo interesante es que los aumentos más altos se han dado en las poblaciones con mayor nivel de educación y con mejores ingresos. Según los datos presentados por la Encuesta Nacional de Salud de ese país, en el lapso de 1966 a 2015 se redujo el consumo en un 83% en las personas que cuentan con una carrera universitaria, un 61% entre los que tienen una carrera técnica, un 52% entre los que tienen la preparatoria y un 39% entre los que no tienen la preparatoria terminada.

En este caso es muy claro que el consumo de tabaco está asociado al nivel educativo y en consecuencia al nivel de ingresos de la población. En ese sentido, Estados Unidos es un ejemplo de lo que sucede en países desarrollados, en donde el tabaquismo se está concentrando en la población más vulnerable.

Por el contrario vemos que en México la edad promedio para comenzar a fumar es de 16.5 años, además se estima que en el país fuman alrededor de 14 millones de personas mayores de 15 años. Los datos en México revelan que aunque el promedio de fumadores no ha disminuido, el consumo de estos sí es menor, en el sentido de que por ejemplo en 2009 el promedio de cigarrillos fumados al día por persona era de 9.3, mientras que en 2015 se redujo a 7.7.

Por otra parte, según investigadores del Instituto de Salud Pública, aumentaron los casos de personas que querían dejar de fumar, pasando de 49.9% a 56%, sin embargo, revelan que el grueso no logró dejar de fumar, esto revela que hace falta mejorar las políticas públicas en el sentido de que deben de ser más integrales, ya que no solo se trata de desincentivar el consumo, sino también  de generar políticas de salud impulsen que los fumadores dejen de fumar. (Vía: La Jornada)

Como podemos ver, el caso mexicano corresponde con la estadística general de la Organización Mundial de la Salud en términos de la relación entre consumo y nivel de desarrollo.

Publicidad