Así es la vida de los sirios que hacen una nueva vida en México

Siria-México-refugiados-Proyecto Habesha-estudiantes-becas-universidades

Proyecto Habesha es una organización formada por el abogado mexicano radicado en el estado de Aguascalientes, Adrián Meléndez, junto con Jack Mohammed, que tiene la finalidad de ofrecer becas de estudiantes y estancias en México para jóvenes sirios. La idea de este proyecto surgió cuando ambos personajes se conocieron en una ONG en Irak, ahí decidieron echar a andar una organización que facilitara a jóvenes refugiados del conflicto en Siria migrar a México con el fin de estudiar y vivir en nuestro país.

Sin embargo, consolidar este proyecto no ha sido fácil, ya que tardaron alrededor de dos años en tramitar  las primeras 30 visas de los estudiantes sirios ante el gobierno mexicano. Asimismo tuvieron que arreglar los documentos de las personas que iban a venir al país, buscar lugares de residencia y, lo más importante: generar tratos con distintas universidades del país para que otorgaran descuentos en las cuotas y colegiaturas, además de cursos intensivos de lengua española.

A pesar de todo esto, Proyecto Habesha ya ha logrado arrancar y han traído a nuestro país a los primeros 10 jóvenes sirios: tres de ellos se encuentran universidades de Ciudad de México y los siete restantes se encuentran en Aguascalientes estudiando español, esperando dominar el lenguaje para ingresar a una universidad mexicana. El resto de los jóvenes se encuentran a punto de viajar hacia México o Costa Rica, ya que ese país cuenta con un proyecto hermano al de Habesha.

Gracias a este proyecto, decenas de jóvenes sirios podrán continuar con sus estudios en México. Muchas de estas personas se encontraban estudiando en su país, pero la guerra civil los obligó a dejar sus estudios ya que tuvieron que desplazarse a países vecinos como refugiados. Para darnos una idea del conflicto en Siria, hasta el momento han muerto medio millón de personas en los enfrentamientos y, alrededor de 11 millones de personas han sido desplazadas.

A México han llegado por separado aproximadamente 39 personas desde 2014, en realidad han sido muy pocas. Sin embargo se espera que este número aumente considerablemente con el Proyecto Habesha. Esto es importante no solo por la labor humanitaria que representa darles una oportunidad a estos jóvenes de continuar con su formación, sino que es importante e indispensable para el desarrollo de nuestro país ya que las aportaciones que trae consigo la migración son invaluables ya que atraviesan impactan distintas dimensiones de lo social que van desde lo cultural, hasta lo económico.

Sin duda también es importante que los estudiantes que han llegado son de religiones y estratos económicos y sociales distintos. Tenemos que hay kurdos, musulmanes sunitas y chiitas, así como también cristianos. De hecho estos grupos convivían de forma pacífica antes de que estallara la guerra en Siria y ahora lo hacen en territorio mexicano; varios de los estudiantes han señalado que entre ellos no hablan de política sino de otros temas como la gastronomía, de hecho se han adaptado bien a la comida mexicana.

Para muchos de esos estudiantes y sus familias fue complicado tomar la decisión de venir a México, ya que nuestro país es famoso a nivel internacional por la inseguridad y la violencia generada por el crimen organizado. Sin embargo ya estando aquí, los jóvenes sirios han cambiado su percepción, por ejemplo, los estudiantes de Aguascalientes señalan que la ciudad les ha parecido tranquila, que incluso han caminado solos de madrugada y no les ha sucedido nada.

Algunos de los estudiantes planean regresar a su país de origen, por ejemplo Ahmed Aldabak, quien está por finalizar una maestría en ingeniería en telecomunicaciones ha señalado que al finalizar sus estudios planea regresar a Siria para colaborar en la reconstrucción de las ciudades devastadas por la guerra. Por otra parte, otros han señalado que no quieren regresar y prefieren construir una nueva vida en nuestro país, en el cual ha sido difícil adaptarse, pero después de un tiempo los ha hecho sentir cómodos. (Vía: The Guardian)

 

 

 

 

ANUNCIO