Semarnat y el derroche de recursos

COP_13

La Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) gastó en diciembre del año pasado más de 460 millones de pesos para la organización de la treceava Conferencia de las Partes de las Naciones Unidas sobre el Convenio de Diversidad Biológica (COP 13), lo cual es un monto superior al presupuestado para la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, el cual para este año fue de poco más de 409 millones de pesos. La cumbre fue llevada a cabo en Cancún, Quintana Roo, y los todos los gastos fueron absorbidos por la dependencia gubernamental, es decir, se pagaron pasajes, hospedajes, alimentos y demás gastos a todos los participantes.

Según información solicitada por el diario Reforma, la COP 13, se llevó a cabo en el Hotel Moon Palace Cancún, en donde una habitación ronda los 13 mil pesos la noche, si sumamos los costos de logística, alimentos, equipamiento, etc. la Semarnat se gastó 62 millones 536 mil pesos en solo 15 días, como decíamos, ese monto supera el presupuesto anual destinado a salvaguardar las áreas naturales protegidas. Resulta contradictorio que esta dependencia de gobierno gaste más en un evento que al final resulta mera propaganda y escenografía política que en sus políticas públicas de protección al medio ambiente.

Según la dependencia, se eligió Cancún como la sede debido a que es una entidad con la capacidad  para llevar a cabo el evento debido a su infraestructura, ya que cuenta con un aeropuerto con la suficiente capacidad y conectividad para recibir a visitantes de todo el mundo, así como con instalaciones de primer nivel que permiten llevar a cabo al 100% los protocolos de seguridad y logística. Según el desglose de gastos de la dependencia, se gastaron 355 millones 126 mil 352 pesos en concepto de logística, telecomunicaciones, seguridad, equipamiento y servicios de organización; en renta de salones, alimentación, hospedaje, renta de salones de trabajo y servicios básicos se gastaron 94 millones 817 mil 730 pesos; finalmente en transportes de ministros, ponentes y participantes se gastó una suma de 2 millones 592 mil 347 pesos.

Durante los 15 días que duró la cumbre se llevaron a cabo acuerdos y compromisos para impulsar la conservación y uso sustentable de la biodiversidad, integrando a sectores económicos como el pesquero, el agrícola y el turístico en políticas sustentables para la conservación del ecosistema. Asimismo, se revisaron los avances y los niveles de cumplimiento del Plan Estratégico para la Diversidad Biológica 2011-2020 y las Metas de Aichi, Japón.

No obstante podemos decir que los gastos son excesivos si se toman en cuenta no solo los problemas de gasto y deuda pública que enfrenta el gobierno, sino  también el pobre trabajo que ha llevado a cabo la dependencia en materia de medio ambiente, ya que vemos que las políticas públicas han resultado insuficientes para resolver algunos de los problemas más urgentes en ese rubro. Vemos que la dependencia no ha generado políticas que deriven en acciones eficientes para resolver problemas como la protección de especies en peligro de extinción, la protección de áreas propensas a la tala clandestina, la protección de mantos acuíferos altamente contaminados, proyectos de sustentabilidad con comunidades que habitan áreas naturales frágiles, entre muchos otros; tomando en cuenta que no se resuelven los problemas medioambientales más básicos en el país, es difícil de creer que los compromisos internacionales no quedarán en letra muerta. (Vía: Reforma)

 

 

 

Publicidad