Sean Penn entrevistó al Chapo Guzmán

Rolling Stones dio a conocer una entrevista exclusiva con Joaquín El Chapo Guzmán hecha por los actores Sean Penn y Kate del Castillo antes de su recaptura.

Ayer la revista Rolling Stones dio a conocer una entrevista exclusiva con Joaquín El Chapo Guzmán antes de su recaptura del viernes. La sorpresa de la opinión pública se debió no sólo al hecho de que uno de los narcotraficantes más buscados en México diera una entrevista durante el periodo de su fuga, sino también a que el entrevistador fuera nada menos que el actor Sean Penn. (Para leer el texto completo en inglés da clic aquí o acá para acceder a una versión en español)

El fragmento de entrevista que se grabó en video tuvo lugar en algún momento de octubre del año pasado en un rancho mexicano. El encuentro entre el actor y el líder de uno de los carteles más sanguinarios de nuestro país duró siete horas. La conexión entre los interlocutores se debió a la intervención de la actriz mexicana Kate del Castillo, quien se ganó la confianza de Guzmán tras protagonizar una serie televisiva llamada La reina del Sur, sobre una mujer narcotraficante. El Chapo deseaba hacer una película sobre su historia y había permanecido en comunicación con diversos productores y actores desde la prisión para dar comienzo a sus planes.

 

https://youtu.be/sPWLHm8Ixk4

En la primera parte del reportaje, Sean Penn explica toda la travesía que debió hacer para establecer comunicación con uno de los fugitivos más buscados. Al final, la entrevista se llevó a cabo por medio de algunos encuentros en persona y de intercambios por mensajería virtual.

Durante sus intervenciones, el Chapo hizo hincapié sobre las condiciones de pobreza que lo llevaron a involucrarse en el negocio de las drogas; habló también de su infancia humilde y de la relación con su madre y su abuela. A los 18 años, afirmó Guzmán Loera, ya era propietario de un rancho como resultado de sus sembradíos de marihuana y amapola. Según sus declaraciones, el narcotraficante se sentía bien, tranquilo y feliz tras “haber recuperado su libertad”.

El Chapo Guzmán sostuvo que su presencia en el mundo de las drogas no altera en nada al mercado y que sus negocios se mantuvieron exactamente iguales tanto durante sus temporadas de reclusión como de libertad. De acuerdo con su particular modo de entender la vida, el Chapo dijo que no se considera un hombre violento y que la violencia dentro del narcotráfico se debía principalmente a la envidia y a las ganas de perjudicar a otras personas con información; también resaltó que él no considera a su organización como un cartel.

Cuando le preguntan qué opinión tiene de sí mismo, Guzmán se define como una persona que no está buscando problemas con nadie, afirmación que aparece varias veces en el texto. Ahora resulta que estamos frente a un hombre de negocios, tranquilo, familiar y amoroso que sabe que las drogas dañan, pero también es consciente de que su éxito como narcotraficante no depende de sus intenciones, sino de la compra masiva de los productos.

La entrevista ha causado un fuerte revelo dentro y fuera de México porque pone en duda la capacidad del gobierno mexicano para tratar con un criminal al que es más fácil que localicen estrellas de Hollywood que todo un despliegue nacional de fuerzas armadas. El gobierno de México ya está buscando una reunión con el actor Sean Penn para interrogarlo sobre su relación con Guzmán Loera. Sin embargo, el jefe de la Casa Blanca, Dennis McDonough afirmó que Penn no cometió ningún delito al hacer la entrevista.