Se aprueba la creación de la Secretaría de Cultura

La Cámara de Diputados aprobó la creación de la Secretaría de Cultura. No sabremos las consecuencias exactas de este decreto hasta que se apruebe la nueva Ley de Cultura.

La Cámara de Diputados ha estado muy activa el día de hoy. No sólo aprobó cambiar el estatus del Distrito Federal a Ciudad de México, también confirmó la creación de la Secretaría de Cultura.

¿Pero qué no existía ya una Secretaría para esto? No realmente, existían diversas instancias gubernamentales dedicadas al tema, como el Consejo Nacional para la Cultura y la Artes (CONACULTA), el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). Ahora, con la nueva aprobación, habrá una Secretaría dedicada a los asuntos culturales con el mismo estatus de la Secretaría de Economía o la de Desarrollo Social. Es decir, su titular será elegido por el presidente en turno y formará parte del gabinete.

¿Esto será bueno o malo para nuestro patrimonio cultural? CONACULTA ya se encontraba bajo el control federal directo, por lo que no habrá muchos cambios con el nuevo modelo; solo, tal vez, tal dependencia será más transparente. Ahora, en cuanto a los posibles beneficios o perjurios, no podemos adelantar mucho, depende de la ley en la materia que a partir de esa aprobación será discutida.

La legisladora perredista Cristina Gaytán, aseguró que la nueva Secretaría:

“Le dará a la cultura los instrumentos jurídicos, legales y jurídicos que permitan ubicarla en el lugar que merece“

Lo cierto es que en este tema la Cámara estuvo especialmente unida. Diversos miembros de la prensa describen el clima en el que se aprobó como “festivo“. Hasta hace poco tiempo, los representantes de MORENA y Nueva Alianza estaban en contra de esta Secretaría, pero hoy se mostraron satisfechos y se subieron al entusiasmo general. No queda claro aún cómo se relacionará esta Secretaria con el INBA o el INAH (que administra nuestro patrimonio Colonial y Prehispánico), pero se espera que haya acuerdos para que la transición sea más fácil.