Hija de Romero Deschamps presume en su boda brazalete de 2 mdp

Como éste, pero siete

El fin de semana pasado se casó Paulina Romero Deschamps, hija del bienamado líder sindical de los petroleros. A la boda llegó todo mundo: innombrables, enemigos, “enemigos”, “amigos”, toda la clase política fue a celebrar la unión de la hija de uno de los pilares del priísmo dinosáurico moderno. En la boda por el civil, para la que la pareja posó en fotos bien chulas, el  Reforma vio algo que se les escapó a varios: la joyería de la novia.

Paulina Romero, desde hace ya varios años, ha ocupado cada cierto tiempo los titulares de los periódicos gracias a su adicción a las redes sociales: vía Facebook nos hemos enterado de la vida de lujos en la que vive. Viajes por el mundo en primera clase, bolsas de precios ofensivos (algunas hechas con materiales un tanto ofensivos, también), y, no hace mucho, una de esas historias suyas se volvió viral: tomaba vuelos privados para llevar a sus tres bulldogs ingleses a un spa en Estados Unidos… sí, sólo para eso. (Vía: Animal Político)

La boda del sábado (que, no era, en general, una boda “diferente” a la que realizan una y otra vez las clases “privilegiadas del país) hubiera pasado desapercibida… más o menos, si no hubiera sido, otra vez, por las fotos de la boda civil, en la que la afortunada novia se mostraba utilizando siete brazaletes Cartier que, en total, suman casi dos millones de pesos: seis de oro amarillo y un séptimo, de oro blanco incrustado con 216 diamantes. Todo sea por la buena fortuna y la suerte de la feliz pareja. (Vía: Reforma)

Carlos Romero Deschamps, el buen hombre que no ha perdido una hija, sino que ha ganado un contrato hijo, ha sido señalado una y otra vez por partidos de oposición, por investigaciones periodísticas y por el mero sentido común, como el nodo central en diversas estrategias de corrupción: desde los fondos de pensiones de los trabajadores de Petróleos Mexicanos (Pemex), hasta contratos “sospechosos” con la misma empresa.

https://twitter.com/PedroPalmeros/status/868138873385254912

Siempre en la lista de candidatos plurinominales del PRI, ha sido diputado, senador, diputado, senador, diputado local, diputado federal… vaya, nunca ha soltado la curul. Por más que se ha intentado iniciarle juicios de desafuero, la bancada de su partido ha logrado una y otra vez frenarlos. (Vía: Aristegui Noticias)

Mientras uno de sus hijos tiene dos Ferraris y la otra lleva sus perritos al spa gringo y porta joyas de dos millones de pesos, estamos más que seguros en la mesa de Plumas Atómicas, que el diputado Romero Deschamps está siempre en contacto con la vida cotidiana de sus representados sindicales.

Publicidad