Renunció el primer ministro de Islandia por Panama Papers

Y aunque el primer ministro fue acusado de esconder millones de dólares de inversiones en los bancos de Islandia, él dice que no violó ninguna ley
Islandia

Después de las multitudinarias movilizaciones que se concentraron en la plaza central de la capital de Islandia frente a las oficinas del primer ministro Sigmundur David Gunnlaugsson al grito común de “renuncia ya”, luego de conocerse su vinculación con el escándalo desvelado por los Panama Papers, Gunnlaugsson renunció este martes 5 de abril.

Esta se trata de la primera renuncia de un cargo importante tras la filtración de 11 millones de documentos que muestran cómo los ricos, deportistas y gente de la farándula usan los paraísos fiscales para ocultar su riqueza. La renuncia fue anunciada por el ministro de Agricultura y Pesca de Islandia, Sigurour Jóhannsson, a la cadena estatal RUV.

La decisión fue adoptada en una reunión del  Partido Progresista, partido del primer ministro, según informaron medios locales, y horas después de que el jefe del Gobierno hubiera pedido la disolución del Parlamento al presidente del país, Òlafur Ragnar Grímsson.

Gunnlaugsson llegó al cargo de primer ministro en 2013 con el apoyo del Partido de la Independencia, cuyo líder, Bjarni Benediktsson, actual ministro de Finanzas, también aparece en los documentos que se dieron a conocer el domingo pasado. Sin embargo, el ahora ex primer ministro seguirá al frente de su partido, que propuso al hasta ahora ministro de Agricultura, Sigurour Ingi Jóhansson, como nuevo primer ministro.

Todavía el día de ayer, Gunnlaugsson había expresado ante la televisión islandesa su determinación a seguir al frente al Gobierno y había apostado por agotar la legislatura para que los electores mostraran su parecer en los próximos comicios, previstos para la primavera de 2017.

Y es que la filtración de documentos de la empresa panameña Mossack Fonseca, mostró que Sigmundur Gunnlaugsson utilizó una sociedad offshore en la Islas Vírgenes Británicas junto con su mujer.

Y aunque Gunnlaugson fue acusado de esconder millones de dólares de inversiones en los bancos de su país, él dice que no violó ninguna ley y que su esposa no se benefició financieramente. 

Los documentos muestran que Gunnlaugsson y su esposa eran dueños de uan sociedad llamada Wintris en 2007 y que Gunnlaugsson no declaró un interés en la compañía cuando asumió como parlamentario en 2009. Posteriormente, vendió su 50% de la compañía a su esposa, Anna Sigurlaug Palsdottir, por un dólar estadounidense, ocho meses después.

La compañía offshore fue usada para invertir millones de dólares de dinero heredado, de acuerdo con un documento firmado por Palsdottir en 2015. Y según registros judiciales, la empresa tenía inversiones significativas en los bonos de tres bancos importantes de Islandia, los cuales colapsaron durante la crisis financiera que comenzó en 2008.

A su vez, Wintris figura como un acreedor con reclamaciones por millones de dólares en las quiebras de los bancos. En 2013 Gunnlaugsson asumió como primer ministro y ha estado vinculado en las negociaciones relacionadas los bancos, lo cual podría afectar el valor de los bonos que son propiedad de Wintris.

Publicidad