Puebla: pepenadora vela a su hijo en el suelo por falta de dinero

Por falta de pago, la funeraria sacó el cuerpo del joven del ataud, hasta que los vecinos organizados se cooperaron para comprarlo
Pepenadora vela a su hijo en el suelo en Tehuacán, Puebla. Foto: Bernardino Hernández / Cuartoscuro

Por falta de dinero para los gastos funerarios, una mujer de oficio pepenadora veló a su hijo en el suelo.

La mujer de origen mazateco migró de San José Tenango, Oaxaca, a la ciudad de Tehuacán, Puebla, donde se dedica a la recolección de cartón y plástico para venderlo y sostener a sus dos hijos.

El pasado jueves, la mujer regresó de su trabajo y encontró a su hijo de 16 años muerto.

La familia vive en condiciones limitadas a cubrir sus necesidades básicas, por lo que la mujer se vio en apuros para realizar el funeral de su hijo adolescente.

Con el escaso español que habla, la mujer pidió ayuda a sus vecinos, quienes organizaron una cooperación y, con aportaciones voluntarias, reunieron mil 500 pesos.

Una funeraria que se enteró del caso mandó a sus empleados al domicilio de la señora, para ofrecerle sus servicios. La mujer entregó los mil 500 pesos que había reunido y prometió pagar el resto al día siguiente.

El viernes, los empleados de la funeraria regresaron al domicilio a cobrar los dos mil pesos faltantes; sin embargo, la mujer no pudo pagarlos.

Los empleados de la funeraria procedieron a sacar el cuerpo de su hijo del ataud y lo dejaron otra vez en el piso.

Con otra cooperación, los vecinos reunieron el dinero faltante para pagar el ataud por completo, para que el velorio continuara.

Pero la mujer no solo carecía de dinero para el ataud, tampoco tenía un espacio para sepultar a su hijo, ni dinero para pagarlo.

La tarde del viernes, el presidente auxiliar de San Nicolás Tetitzintla, en la zona conurbada de Tehacán, acudió al domicilio de la mujer y le ofreció un espacio en el panteón de esa localidad.

Finalmente, el cuerpo del joven de 16 años fue sepultado en San Nicolás Tetitzintla la noche del viernes, con lo que terminó el drama que vivió la mujer.

Con información de Milenio.

Publicidad