Es “prioridad”, pero recortan 72% de presupuesto a Reforma Educativa

A pesar de que el presidente Enrique Peña Nieto ha señalado, durante los últimos años, que la Reforma Educativa es una prioridad y uno de los principales logros de su gobierno, se anunció que para el siguiente año se propone recortar en un 72% los recursos asignados para llevarla a cabo. (Vía Animal Político)

La Reforma Educativa contempló modificaciones a la Ley del servicio profesional docente y la Ley general de Educación, así como a la Ley del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), como las reglas concernientes al ingreso y permanencia de los maestros en servicio. Además, en las estrategias enfocadas a los alumnos se programó entregar apoyos apoyos a las escuelas para que estas mismas determinaran a qué necesidades dirigirlos. Sin embargo, para ese año Hacienda propone asignar, a todo este proyecto, únicamente la cantidad de dos mil millones 141 mil pesos. (Vía Animal Político)

Éste no será el único rubro concerniente a la educación que se verá impactado. Los programas que Presidencia promovió en spots, concernientes a las Escuelas de Tiempo Completo, sufrirán un recorte de un 11 %. Asimismo, la Secretaría de Educación Pública (SEP), obtendrá una disminución de recursos de un 15% -alrededor de 46 mil millones 697 mil pesos- respecto a su presupuesto del año 2016. (Vía Vanguardia)

Como parte de los logros de la Reforma Educativa, el gobierno de Peña Nieto promocionó el programa “Inclusión Digital”, que consistía en la entrega de tabletas electrónicas a alumnos de quinto y sexto de primaria, como un esfuerzo para llevar nuevas tecnologías a las escuelas públicas. Pero el presupuesto destinado a dicho Programa fue disminuyendo desde hace un par de años y, con los nuevos recortes, la Secretaría de Hacienda ha determinado no asignarle ni un solo peso.

Los recortes millonarios que Hacienda tiene programados alcanzan a distintos sectores prioritarios pero, de concretarse, el sector educativo sería uno de los que se vería más afectado, algo que pondría en jaque el discurso de mejoramiento que Peña Nieto ha manejado en cada uno de sus informes.

 

Publicidad