Primer matrimonio igualitario en Nuevo León casi se cancela

Y este evento histórico casi se cancela por un viejo conocido: la discriminación
Imagen: especial.

Hoy fue un día para no olvidarse en Nuevo León. Amatzu Aranda Conchola y Janeth Oliva Piñas oficialmente se convirtieron en esposas, al protagonizar el primer matrimonio igualitario en Nuevo León que no tuvo que acudir a un juicio de amparo para poner en papel su compromiso como pareja.

Sin embargo, no todo fue miel sobre hojuelas. La pareja llegó al registro civil alrededor de las tres de la tarde, pero la ceremonia civil se efectuó hasta las nueve de la noche. ¿Cómo fue posible eso? ¿A quién le hacen esperar tanto?

Imagen: Especial.

No se trató de una prolongada espera, sino de un plantón, pues al principio se le negó a la pareja el derecho a casarse. En el registro civil de San Nicolás, se les argumentó que el congreso local no había notificado el dictamen de la Suprema Corte que les permitía casarse sin tener que tramitar un amparo.

La pareja tuvo que acudir a la Comisión Estatal de Derechos Humanos para poder realizar la ceremonia. Además, la pareja y activistas tuvieron que recurrir a un plantón de tres horas, antes de que se les permitiera casarse en el Registro Civil número 1. 

Es de recordarse que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) desde mediados de febrero había invalidado las partes del código civil de Nuevo León que impedían los matrimonios entre personas del mismo sexo en esta entidad al norte del país.

Imagen: Claudia Tapia Castelo.

Al final, el matrimonio pudo realizarse, ya no conforme a lo planeado pero sí conforme a derecho. Según Excélsior y El Norte, la ceremonia pudo celebrarse gracias a la intervención del gobernador del estado, “El Bronco”, quien presuntamente habría invitado a la pareja a la cenar.

En Twitter la diputada local Claudia Tapia Castelo mencionó y agradeció la intervención de Derechos Humanos, la SCJN y el gobernador de Nuevo León.