PRI presenta lista de plurinominales: más chapulines que una tlayuda

Aunque aún falta para que se registren formalmente a quienes ocuparán cargos por representatividad en las cámaras, el PRI ya ha hecho público sus postulaciones para quienes ejerceran cargos como plurinominales. Éstos, tan criticados, están encabezados por nombres que han sonado durante muchísimos años en distintas administraciones y cargos, y sinceramente no es algo que nos sorprenda.

Sólo ocho nombres serán finalmente perfilados pero los grandes nombres del partido tricolor han decidido, al menos, los primeros seis nombres que darán el salto (ooooootra vez) para hacerse cargo de revisar y dar pie a las discuciones que deciden el rumbo del país.

Entre los nombres que manejan, está el de el ex-gobernador del Estado de México y ex-dirigente capitalino del PRI (porque es bien fácil pasarse de Estado a Estado, ¿no?), Eruviel Ávila Camacho; el ex-secretario de Gobernación, que se quedó con las ganas de ser el candidato presidencial de su partido, Miguel Ángel Osorio Chong; el líder de la CTM (porque ser charro y chapulín no tiene por qué ser un obstáculo), Carlos Aceves del Olmo; y el hijo Emilio Gamboa Patrón (coordinador priísta en el Senado), Emilio Gamboa Miner.

El PRI, para acatar los estatutos de equidad de género, tendrá que postular también a cuatro mujeres, de las que sólo se sabe que estará la secretaria general del PRI y exsecretaria de Turismo y Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu; y Carolina Viggiano, actual secretaria jurídica del CEN priísta estarán para representar en las cámaras como plurinominales.

Así mismo, se oficialó el registro de candidaturas tanto para diputados como senadores y los nombres no son más que viejos y futuros conocidos. Están hijos de viejos lobos priístas, como Sylvana Beltrones, hija de Manlio Fabio, y Manuel Añorve que no es su hijo pero es de la gente cercana al, y también nombres ligados a los gobernadores acusados de corrupción en los últimos meses, como Manuel Andrade y Raymundo Kyng.

Las cámaras no son una tlayuda ni un jardín de Chapultepec, pero está lleno de chapulines, que brincan de puestos, a veces muy distintos entre sí, pero la patria es primero, ¿no? Aunque quien sabe la de quién.

Con información de: Reforma

Publicidad