El presidente perdió una “oportunidad de oro” para defender al país: Miguel Carbonell

El jurista Miguel Carbonell cuestionó la ausencia de una explicación sobre el motivo de la invitación del candidato.
Miguel

Miguel Carbonell, director del Centro de Estudios Jurídicos Carbonell AC., aseguró en una entrevista para Aristegui CNN, que el presidente Enrique Peña Nieto perdió una “oportunidad de oro” para defender al país y a los mexicanos ante el candidato republicano, Donald Trump, quien fue invitado el miércoles a la residencia oficial de Los Pinos.

En la entrevista para este medio, el jurista señaló que fue

“la oportunidad perdida, porque en la comparecencia que hacen los dos terminando su reunión privada, efectivamente un reportero norteamericano le pregunta a Trump si hablaron del muro, Trump le dice sí hablamos del muro pero no de quien lo pagará y luego toma la palabra el presidente Peña Nieto. Ahí había una oportunidad de oro para haber hecho una defensa a ultranza en el sentido de que no es posible que México dedique un centavo, un peso del presupuesto a construir un muro con Estados Unidos, al contrario la economía mexicana depende de eso, hay millones de empleos en juego”.

Asimismo, el jurista cuestionó la ausencia de una explicación sobre el motivo de la invitación del candidato, el mismo día que expuso su política migratoria en Arizona y un día antes del informe presidencial en México.

“En la acción diplomática de los Estados del Siglo XXI siempre se tienen que cuidar los intereses, la pregunta es qué intereses de México está cuidando esta reunión, ¿qué se logra?, ¿en qué avanzamos?, ¿en qué nos convino?”

Y en cuanto al mensaje que el magnate dio en Phoenix, Carbonell manifestó que era bien sabido que iba a apelar a

“las bases republicanas muy radicales en el tema migratorio, en un estado particularmente radical como es Arizona naturalmente en donde Trump tiene una base que tiene que cultivar.”

También consideró que en México,

“Peña Nieto lo que tenía que haber hecho es dirigirse a la opinión pública mexicana, tuvo que haber intentado sacar adelante un estado de enojo, de enfado, de disgusto con este personaje y hacer ese reclamo en vez de intentar justificar ese estado de opinión pública tan antagónico.”

Agregó que una hipótesis podría ser que en la sesión de preguntas y respuestas, Peña Nieto no tenía un guión qué leer y se sintió inseguro sabiendo que Trump podía responderle de forma virulenta:

“hubiera trabajado en favor de ganar puntos en la opinión pública, que no le vendrían mal en esta coyuntura al presidente, yo creo que intentó en una acción diplomática limar asperezas, ser muy cuidadoso, que no hubiera habido nada de roce, a lo mejor también teniendo en cuenta que Trump es una persona de muchos ímpetus que pudiera habrsele lanzado en una acción, en un discurso virulento.”

Publicidad