Premio Nacional de Derechos Humanos 2015

El pasado 10 de diciembre, el presidente de México hizo entrega del Premio Nacional de Derechos Humanos 2015 a Consuelo Morales Elizondo, fundadora de Ciudadanos en Apoyo por los Derechos Humanos, en Monterrey Nuevo León. La mención honorífica fue para Sandra Jiménez Loza por su labor en defensa de los derechos de niños y niñas, adolescentes y personas con discapacidad.

En la ceremonia de entrega del premio, Enrique Peña Nieto intentó mejorar la desgastada imagen de su gobierno, en medio de la crisis en derechos humanos que destapó la visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes, que vinieron a nuestro país a petición de los familiares de los 43 normalistas desaparecidos y los 3 estudiantes, asesinados el 26 de septiembre de 2014 en Ayotzinapa. El alto mandatario dijo que:

“En México los derechos humanos son un asunto de Estado; son una causa que nos convoca y nos une a todos, o a eso debe llevarnos, a que trabajemos en un solo frente”. (Aquí el mensaje completo)

premio

Lo más importante dentro del mensaje presidencial fue la noticia de que su gobierno impulsará la Iniciativa de Ley General para Prevenir y Sancionar los Delitos en Materia de Desaparición de Personas, y la correspondiente a la Ley General para Prevenir, Investigar y Sancionar la Tortura. A partir de esta base legal, se crearán:

a. El Sistema Nacional de Búsqueda, cuyo objetivo será garantizar una respuesta institucional amplia, ágil y oportuna en las horas siguientes a la desaparición, las más críticas para encontrar o brindar auxilio a las víctimas de este delito

b. El Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizables, un registro con información actualizada y confiable, proporcionada por hospitales, centros de detención y servicios médicos forenses, tanto Federales como locales.

c. El Registro Nacional Forense, que utilizará los últimos adelantos de la ciencia y la tecnología, para facilitar la localización e identificación de personas desaparecidas.

d. El Consejo Nacional Ciudadano, integrado por defensores de derechos humanos, especialistas y familiares de las víctimas, cuyo objetivo será asesorar y emitir opiniones al Sistema Nacional de Búsqueda.

d. Las Unidades Especializadas de Investigación, tanto a nivel Federal, como en las entidades federativas, para combatir con mayor eficacia el delito de tortura.

e. El Mecanismo Nacional de Prevención de tortura, conformado por la propia Comisión Nacional de los Derechos Humanos y los ombudsman estatales.

f. El Registro Nacional de los Delitos de Tortura y otros Tratos Inhumanos y Degradantes, integrado por las bases de datos de la PGR y de las Procuradurías de Justicia locales.

Llama la atención que el presidente haya elegido la ceremonia del Premio Nacional de Derechos Humanos para hacer estos importantes avisos, en vez de haber convocado a una reunión con representantes de las víctimas de tortura y desaparición para informarles sobre tan importantes avances.

¿Será que con las luces de una ceremonia de premiación todo se ve mejor?

Por: Redacción PA.