Un policía muerto cada día en México durante el 2018

El 2018 fue un año violento, por donde se le vea, y afectó no solo a la sociedad; también las fuerzas policiales se vieron afectadas. Además de ser cuerpos afectados por la corrupción, bajos presupuestos y falta de una estrategia clara ante el crimen organizado, en México fueron asesinados 388 policías de todos los niveles de gobierno en el 2018.

De esta cifra da fe Causa en Común, una organización de investigación enfocada en seguridad. Este año, Causa en Común dio un balance del número de elementos que murieron, es decir, poco más de un policía por día.

Mientras que Querétaro y Campeche no aparecen en la lista de estados que vieron elementos policiales caídos, Guanajuato se colocó en primer lugar por las muertes de uniformados.

Este estado del Bajío, gobernado por Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, ha sido un foco de inseguridad por el aumento de violencia que se registró desde el año pasado, derivado, entre otras cosas, de las actividades de los huachicoleros. En esta demarcación, se contabilizaron 63 defunciones de oficiales.

Uno de los casos más impactantes fue en junio, cuando seis policías de tránsito fueron abatidos por un grupo armado en Salamanca.

Otros dos estados que destacan por la cantidad de agentes asesinados son Guerrero y el Estado de México, con 40 y 38 casos, respectivamente.

En el Estado de México, en Almoloya de Alquisiras, apenas en octubre, cuatro agentes fueron asesinados durante una presunta emboscada del crimen organizado. (Vía: Reforma)

En Taxco, Guerrero, un ataque armado contra una brigada de la Cruz Roja dejó tres elementos de la Policía muertos y uno más del cuerpo de médicos. (Vía: 90 Grados)

Policías durante operativo en la Morelos, CDMX. Imagen: Plumas Atómicas

Las agresiones contra los los policías se suman a la larga lista de problemas que tienen los cuerpos de seguridad en el país. Por ejemplo, según la Encuesta ¿qué piensa la policía?, de Causa en Común, uno de los grandes problemas son los bajos salarios. El 52% de los agentes entrevistados declaró que gana entre 10 mil y 15 mil pesos.

“Con la inseguridad que hay en el país, nadie quiere ser policía. El sueldo no es suficiente por arriesgar mi vida todos los días”, apuntó uno de los oficiales encuestados.

Además, más de la mitad reciben órdenes que no les corresponden y más del 40% tiene que pagar por sus botas, un elemento básico para sus actividades. A esto se suma el hecho de que el 71% nunca ha visto un ascenso y el 61% se siente discriminado por la sociedad.

Naturalmente, el desprecio contra las policías en el país es algo que conocemos de sobra. Casi todos podemos contar una historia de abuso o corrupción policiaca. Sin embargo, no deja de ser una generalización. Finalmente se debe de reconocer que detrás de su ineficacia hay una explicación que refiere a un problema institucional que va más allá del individuo que vemos en las calles.

Relacionadas