Policía confirmó el asesinato de los cinco jóvenes desaparecidos en Veracruz

"Perdimos a nuestros chamacos": José Benítez, padre y tío de dos de las jóvenes víctimas de Veracruz.
Veracruz

El octavo agente de la policía estatal de Veracruz, detenido por la desaparición de cinco jóvenes ocurrida el pasado 11 de enero en Tierra Blanca, Rubén Pérez Andrade, ha confesado que todas las víctimas fueron torturadas y asesinadas, en complicidad con presuntos integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG). Dijo que los habían detenido porque les pareció sospechoso, el hecho de ver a jóvenes dentro de un vehículo con placas del Distrito Federal, por lo que decidieron “detenerlos”.

“Perdimos a nuestros chamacos” dijo al portal de noticias Animal Político, José Benítez, padre y tío de dos de las víctimas, tras revelar el contenido de la declaración que les comunicaron autoridades federales, en una reunión informativa que sostuvieron para conocer los avances del caso. “Esta persona ya confesó y dijo como pasó todo de todo hasta que ya perdimos a nuestros chamacos… confesó que nos los mataron” señaló  el señor Benítez.

En una reunión que se extendió casi cuatro horas en la que el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa, y el comisionado de la Policía Federal, Enrique Galindo, detallaron la declaración de Pérez Andrade a los padres de los jóvenes. Se trata del primer agente de la policía que confirma no solo la detención ilegal de los jóvenes, sino su presunto homicidio. El señor José Benítez reconoció que no pudo escuchar el relato completo por obvias razones.

“No aguante la presión de lo que este señor declaró, de la tortura y cosas así. Mi hijo no merecía eso ni ninguno de los muchachos, pero aunque así hubiera sido, nadie tiene que haber pasado por eso” dijo. De acuerdo con lo informado por las autoridades al señor Benítez, la detención y declaración de este elemento de la secretaría de Seguridad Pública estatal resulta clave, ya que además de dar una crónica detallada de los hechos, da soporte al trabajo pericial que se ha reunido hasta ahora.

Según lo dicho en la reunión a los padres, el agente Pérez Andrade dijo que los jóvenes fueron llevados “a unas galeras” y finalmente entregados a los miembros del CJNG en El rancho El Limón, donde fueron asesinados e incinerados.

Cabe señalar que hasta ahora ya son ocho los elementos de la secretaría de Seguridad Pública Estatal detenidos por su presunta relación con la desaparición forzada de los jóvenes. La policía estatal de Veracruz, según datos oficiales del secretariado Ejecutivo del Sistema nacional de Seguridad Pública, es la que tiene el mayor número de mandos y agentes en activo que no son confiables.