Piden cerrar las normales rurales, porque “forman guerrilleros”

normales

Esta semana, miembros del sector empresarial solicitaron al Gobierno Federal el cierre de las escuelas normales de Michoacán pues, dicen, funcionan como escuelas de formación guerrillera desde los años sesenta.  (Vía Proceso)

Arcadio Méndez, presidente del Consejo Coordinadoor Empresarial  del estado de Michoacán (CCEEM), dijo que cuentan con información que indica que dentro de las normales operan grupos guerrilleros que les enseñan a los alumnos, durante su primer año, algunas tácticas de guerrilla.

“Los normalistas son los que están causando todo el problema y es algo que nosotros estamos pidiendo, el cierre de las escuelas normales rurales” (Vía Reforma)

Durante una entrevista, Méndez explicó que, solo de junio a la fecha, los normalistas y los maestros disidentes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación han retenido alrededor de 200 vehículos de distintos giros comerciales.

Algunas de las unidades secuestradas, añadió, están estacionadas en terrenos de las comunidades indígenas de Arantepacua, Turicuaro y Carapan, y en lugares aledaños a la Normal Rural Indígena de Cherán, donde los pobladores apoyan al movimiento magisterial.  (Vía Proceso)

El representante empresarial también denunció que, además, la quema de varias unidades móviles, el cierre de comercios, los bloqueos carreteros, los plantones y la toma de casetas, son otras de las acciones que desestabilizan la economía del estado y afectan directamente los negocios de los comerciantes que, en muchos casos, se han visto orillados a cerrar.

“Estamos firmando todos (miembros del CCEEM), pidiendo que se respete el Estado de Derecho, que no bloqueen las calles, que cualquier persona que detengan no la suelten.” (Vía Bajo palabra)

La solicitud está firmada por las diferentes cámaras y organizaciones empresariales que dicen verse afectadas por las acciones de los normalistas.

En los últimos días, distintos grupos empresariales del país han presentado una serie de exigencias al gobierno federal que contemplan el uso de la fuerza pública y distintas medidas punitivas contra todos aquellos que, consideran, han entorpecido el funcionamiento de las empresas y de los comercios.