PGR busca reaprehender a excomandante de AFI por secuestro

PGR busca reaprehender a excomandante de AFI por secuestro

En diciembre de 2010, un vendedor de carros fue secuestrado y torturado al interior de una subsede de la Procuraduría General de la República (PGR). Ahora, Eleazar Rubén Muñoz Valdez, un ex comandante de la ya extinta Agencia Federal de Investigación (AFI) y presunto corresponsable, es buscado nuevamente por las autoridades. (Vía: Reforma)

Su primera detención fue en junio del 2017, en la delegación Xochimilco, pero el juez Décimo Sexto de Distrito en Procesos Penales Federales le dio en ese momento su libertad. Esta le fue otorgada cuando el juez valoró el dicho de cinco testigos que dijeron que no lo conocían al tenerlo a la vista.

Ahora, el magistrado del Primer Tribunal Unitario Penal, Miguel Ángel Aguilar López, le revocó su libertad. El fallo de este magistrado contempló que el juez tomó en cuenta un escrito de la víctima que fue interpretado incorrectamente. El vendedor, señala el fallo, fue llamado a ratificar sin la presencia de las demás partes ni de su asesor jurídico, lo que es constitutivo de una falta al debido proceso.

“La existencia de datos -al parecer benéficos para el procesado- no pueden llegar al punto de que no se observen los requisitos de ley ni mermar derechos humanos de las partes”, señaló el Tribunal federal.

La AFI fue fundada en 2001 y disuelta en 2012.

Eleazar Muñoz Valdez, también ex prófugo por el delito de extorsión en contra del fallecido Enrique Salinas de Gortari, ya no era subcomandante de la AFI cuando se cometió el secuestro. (Vía: Milenio)

De acuerdo con información de la PGR, la víctima, quien se dedicaba a vender automóviles, declaró que el 11 de diciembre se encontraba con su padre afuera de su negocio, en la delegación Gustavo A. Madero. Ahí, llegaron varias personas armadas abordo de vehículos y se bajaron. La víctima fue golpeada por ellos y subida a una de las camionetas.

Estos individuos, tres elementos de la Policía Federal Ministerial de la PGR y Muñoz Valdez, lo trasladaron a la agencia conocida como Chimalpopoca. Ahí lo volvieron a golpear y le exigieron que pagara tres millones de pesos para que lo dejaran en libertad. La víctima sufrió violencia psicológica a través de insultos por parte de los agentes de investigación.