Un hombre murió arrollado en Iztapalapa y su perrita lo cuidó por horas

Un hombre de unos 40 años, conocido como el Chino, estaba caminando con su perrita La Mugrosa por las calles Villa Cid y Villa Franqueza, en Desarrollo Urbano Quetzalcóatl, Iztapalapa, cuando un camión de transporte público pasó a toda velocidad y lo atropelló.

El Chino falleció, informa el periódico Metro, por traumatismo cráneo encefálico, según lo que determinaron paramédicos del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México.

El chofer del vehículo se siguió y nadie lo detuvo. No se sabe nada del sujeto, apunta el Metro.

La Mugrosa, que logró esquivar al camión, se echó junto al cuerpo de su dueño y ahí permaneció por más de dos horas. La perrita, relata El Gráfico, no dejó ni que policías o paramédicos se acercaran al cuerpo, por lo que el Chino quedó descubierto todo ese tiempo.

Le ladra a todo el que se acerque a su amo, ¿cómo son los animales, verdad?“, comentó una mujer a Metro. “Fieles hasta la muerte.

El diario señala que un amigo del Chino finalmente logró quitar a La Mugrosa para llevarla a la casa del fallecido, quien era desempleado, vivía con su madre, de 80 años, y hermano, así como con otros seis canes.

Ambos periódicos documentaron voces de colonos, quienes apuntaron que el Chino llevaba días bebiendo antes de que lo atropellaran.

Seguramente se la siguió desde el 24. Ayer lo vimos discutiendo en una tienda porque según quería llevarse unas cervezas sin pagar“, relató una vecina al Gráfico.

El medio agregó que varias personas se apuntaron para adoptar a la perrita.

Es tremendamente lamentable que no se haya detenido al chofer culpable de este incidente; ¿con tantas cámaras y nadie puede encontrar a un chofer prófugo? Recordemos que los accidentes de tránsito son un terrible mal de nuestra ciudad y mucha gente muere atropellada todos los días. Mancera en su momento, bajó los límites de velocidad dizque para prevenir, pero los resultados no han sido óptimos. Hace falta mayor cultura vial para evitar todas estas muertes que sin duda eran más que prevenibles.