Asesinan en Veracruz a Leobardo Vázquez, tercer periodista asesinado en 2018

La noche de ayer, 21 de marzo, fue asesinado Leobardo Vázquez Atzin, periodista veracruzano que había colaborado con medios como Noreste, La Opinión de Poza Rica Vanguardia. Su cuerpo fue localizado dentro de su domicilio, pero hasta el momento la Fiscalía no ha dado más información sobre su homicidio. Leobardo es el tercer periodista asesinado en los tres meses que van del 2018.

Vázquez, que había abierto una página de noticias locales en Facebook apenas hace unos meses, se dedicaba a cubrir nota roja y la agenda nacional. La última noticia que cubrió, publicada a medio día en su portal, Enlace Informativo Regional, narraba el descubrimiento de un auto calcinado a las afueras del municipio en el que vivía y trabajaba.

La Comisión Estatal para la Atención y Protección de Periodistas (CEAPP) confirmó el asesinato de Vázquez, con quien se suman cinco periodistas asesinados durante la administración de Miguel Ángel Yunes, quien no ha salido a dar una declaración sobre el caso (y quizá eso sea lo mejor). (Vía: Aristegui Noticias)

Según la CEAPP, Vázquez no había recibido ninguna amenaza, agresión o intimidación, por lo que él no había ingresado al sistema de protección estatal. La Comisión ya solicitó a la Fiscalía General del Estado que su asesinato sea investigado como provocado por su actividad periodística.

Según un reporte de Artículo 19, Veracruz se ha convertido en el estado más peligroso para ejercer el periodismo, fenómeno que ha venido ocurriendo desde el sexenio de Felipe Calderón:

El éxodo masivo empezó en el sexenio de Felipe Calderón. Como botón de muestra tenemos que el día que asesinaron a Regina Martínez, 30 periodistas salieron de Veracruz, según narró uno de los que se refugiaron en la Ciudad de México” (Vía: Sin Embargo)

https://youtu.be/ni-7LB-Xbuw

En lo que va del sexenio de Enrique Peña Nieto, han sido asesinados 42 periodistas, sin que haya avances significativos en las investigaciones de la gran mayoría. Los casos más mediáticos, como los de Javier Valdés y Miroslava Breach siguen abiertos, con acusados que han denunciado en repetidas ocasiones tortura y detenciones arbitrarias. (Vía: Animal Político)

¿Cuántos periodistas más morirán en México antes de que la misma autoridad siga los protocolos que ella estableció para ‘cuidarlos’?