Peña Nieto dice que no le interesa ser popular

Nieto

El Presidente Enrique Peña Nieto declaró, durante una entrevista con Joaquín López Doriga, que no llegó a su cargo para ganarse una medalla de popularidad, sino para trabajar en las transformaciones que México necesita.

Al ser cuestionado sobre los bajos índices de su popularidad que recientemente se han ventilado en diversos medios de comunicación y que lo señalan como el presidente peor evaluado desde 1995, respondió:

“No llegue aquí para ganarme una medalla por la popularidad (…) a lo mejor hubiese nadado de muertito, hubiese decidido dejar las cosas como estaban, dejarlas de llevar y administrarlas y dejar de asumir los costos” (Vía El Economista)

Peña dijo que de no haber impulsado las reformas, el país no estaría lo suficientemente preparado para enfrentar el futuro con mayores oportunidades. Dijo saber que “no hay reforma fiscal que sea popular”, pero que sus decisiones han aliviado algunos problemas arraigados como la dependencia que el Estado tenía de los ingresos petroleros.

Para él, su baja popularidad es consecuencia directa de hacer estos “ajustes legales”, porque implica ir contra grupos de interés y enfrentar privilegios y resistencias protegidas por el viejo modelo, en ámbitos como el fiscal o el energético. Sin embargo, eso es algo que no le preocupa.

El titular del Ejecutivo aprovechó la oportunidad  para señalar que también hay varios indicadores que muestran avances significativos en el país; por ejemplo, la generación de dos millones de empleos. Asimismo, sostuvo que los niveles de inflación actuales son los más bajos, porque se ha disminuido el aumento en los precios de los productos de la canasta básica.

Ante los cuestionamientos sobre la Casa Blanca, insistió en que no se trató de un acto de ilegalidad, sino que ese hecho generó una impresión equivocada y es por eso que pidió disculpas a los mexicanos. Dijo que ese episodio le dio la oportunidad de refrendar su compromiso contra la corrupción. Por otro lado, al tocar el tema del departamento de Miami que se ha relacionado con Angélica Rivera, afirmó que no es de ella. (Vía Tiempo)

Peña Nieto añadió que, al final de su gobierno, se someterá a la evaluación de la gente, pero reiteró que se siente tranquilo por la importancia de los acuerdos y las reformas políticas que se han sellado en lo que va del sexenio.

Las declaraciones de Peña no parecen un tema menor si consideramos que, como aquí te contamos, en la más reciente encuesta del periódico Reforma, se obtuvo que sólo 2 de cada 10 mexicanos aprueban la forma en la que conduce al país y alrededor de un 50% considera que la pobreza, la violencia y la corrupción han incrementado durante el tiempo que lleva su administración.

Cabe mencionar que dicha encuesta fue realizada a ciudadanos comunes que no pertenecen a esos “grupos de interés” a los que Peña atribuye su baja popularidad. Además, los rubros peor evaluados por los encuestados no han sido abordados de forma directa por las reformas que Peña propuso e, incluso, los escándalos de las propiedades de la primera dama se mostraron como una de las razones más notorias sobre la mala percepción social de su administración.