Mitad de los niños y niñas de México ven y sufren racismo, violencia y discriminación

Una encuesta abierta, enfocada en niños, niñas y adolescentes mexicanos, reveló que más de la mitad de los encuestados han visto o experimentado discriminación y violencia, que 4 de 10 saben que éstas dependen del color de piel y que 7 de cada 10 niños sabe de (o ha experimentado) discriminación contra personas con capacidades diferentes.

Entre abril y mayo de este año, el Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA), dependencia de la Secretaría de Gobernación (SeGob), llevó a cabo una encuesta enfocada hacia los niños, niñas y adolescentes mexicanos.  27 mil 640 niños, niñas y adolescentes respondieron a 15 preguntas que abarcaban temas de discriminación violencia, discapacidad, salud y migración y buscaban generar una “medición” de la opinión de ellos, para poder, así, planear estrategias de políticas públicas. Los resultados fueron publicados la semana pasada y presentan un México discriminador, racista y violento. (Vía: Hufftington Post)

OpiNNA: Un México violento y racista

No han sido pocas veces que nos hemos topado de frente con el racismo en México: ya sean comentarios de un “analista” en televisión, ya sea por la impunidad con la que actúa una #Lady o un #Lord o por las políticas públicas que mantienen una diferencia tajante entre ciertos sectores de la población…

Si repetimos una y otra vez que los “niños son como esponjas”, lo que ven, lo que viven o sufren a diario también es responsabilidad de nosotros. En la encuesta OpiNNA, 56% de los niños, niñas y adolescentes que la realizaron dijeron que en sus escuelas se discrimina a diario, y 40% señalan que el color de piel es la principal causa (seguido de cerca de discapacidad, con 24%, y por ser indígena, con 16%).

La violencia también forma parte cotidiana de las vidas de miles de niños: poco más de 800 niños (el 3%) respondieron que reciben castigos corporales -golpes, manazos, nalgadas, zapes o jalones de pelo- diario, y 63% “algunas veces”. Y la mitad (sí, otra vez la mitad) ha recibido ataques verbales, amenazas o golpes en su escuela, por su familia o entre amigos.

¿Y qué hacemos con los resultados?

Los resultados de una encuesta como esta no son para hacerse a un lado y considerarlos “normales” frente a la situación de violencia cotidiana a la que nos enfrentamos en todo el país, sino, más bien, como una señal de alarma. No podemos seguir diciendo que “los niños son el mañana” si no nos preocupamos por cómo ven y cómo reproducen el hoy en el que nosotros todavía tenemos voz y acción.

Según la Ley General de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes, aunque legalmente no son ciudadanos aún, tienen derecho de que sus opiniones y decisiones sean tomadas en cuenta y que se modelen políticas públicas acordes: es decir, tienen el derecho a la política y es obligación nuestra escuchar, entender y actuar acorde a lo que quieren cambiar, porque los niños no son “el futuro de México”: son y están siendo hoy.