Exdirector de Odebrecht en México explica cómo se negociaron 4 mmd en sobornos para Lozoya [VIDEO]

Luis Weyll, quien fuera de 2010 a 2017, director de la constructora Odebrecht en México, detalló a la justicia brasileña cómo aseguró la participación de Emilio Lozoya Austin a través de sobornos que suman alrededor de 4 millones de dólares, entregados desde que fue colaborador en la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto hasta su periodo como director de Petróleos Mexicanos.

El colectivo de periodistas Quinto Elemento Lab fue el encargado de publicar los testimonios de Weyll, quien huyó de México este año cuando comenzó a investigarse la red de corrupción que tramara Odebrecht en el país. Ya en Brasil, logró concertar con el poder judicial de allá su participación y procesamiento como delator, por lo que no podría ser juzgado en México y la Procuraduría General de la República (PGR) tendría que colaborar con la justicia brasileña si quería tener acceso a sus declaraciones.

El testimonio de Weyll y los señalamientos contra Emilio Lozoya han sido corroborados por otros altos ex funcionarios de Odebrecht: Luiz Mameri, vicepresidente para América Latina y África, y Heliberto da Silva, director del Sistema de Operaciones estructuradas (o, como lo bautizó el Departamento de Justicia de los Estados Unidos: “Departamento de Sobornos”). (Vía: Animal Político)

Según estos testimonios y los videos publicados por Quinto Elemento, Lozoya aceptó los sobornos que le fueron enviados e, incluso, facilitó números de cuentas en el extranjero para que le fueran depositados.

Toda la evidencia que incrimina a Lozoya Austin forma parte de la investigación Lava Jato, la investigación anticorrupción más grande en la historia de América Latina y la África lusitanoparlante, y ha llevado a la detención y procesamiento de expresidentes, funcionarios activos y empresarios de más de 13 países.

Quienes fueran altos operadores de la empresa han logrado intercambiar información por sentencias reducidas o, incluso, amnistías, pero para que el juez que maneja el caso acepte su testimonio, éste tiene que estar sustentado en evidencia física y testimonios entrecruzados, para corroborar su información. Si, de lo contrario, declaran falsedades, pueden, incluso, ver ampliadas sus condenas. (Vía: Aristegui Noticias)

Mientras, en México, la PGR declaró hace unas semanas que ya había dado por concluida su investigación del caso; la defensa de Lozoya Austin (el mismo abogado de la prófuga internacional Mónica García Villegas, dueña del Colegio Rébsamen) simplemente desmiente las acusaciones y ha declarado en diversos medios que “revisarán” si esos videos no son una filtración pues, de serlo, serían nulos en su caso (aunque sean parte de la carpeta de investigación de la fiscalía brasileña). (Vía: El Economista)

Con las campañas presidenciales ya encima de nosotros, ¿será que Emilio Lozoya Austin sea el chivo expiatorio que pagará el PRI?