Jóvenes, los más afectados por el modelo económico: OCDE

Gabriela Ramos, directora del gabinete de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) señaló que es momento de repensar las políticas públicas relacionadas a la inclusión económica de sectores vulnerables y poco favorecidos, así como de sectores demográficos que empiezan a incluirse en el mercado laboral dentro de las economías globales. La funcionaria de la OCDE apuntó que los distintos gobiernos deben tomar nota ante el descontento y el desencanto de amplios sectores de la población ante la situación de exclusión económica que viven.

Para ella, el Brexit, el referéndum de Colombia y las elecciones de Estados Unidos son una muestra de ese desencanto hacia el sistema político y económico, que termina focalizándose en el triunfo de opciones que apuntan más a la cerrazón que a la apertura. Estos casos paradigmáticos son un ejemplo claro de los peligros que puede traer dicho descontento, relacionados a opciones políticas que apuntan más a la demagogia y al populismo de izquierda y derecha que solo proponen soluciones inmediatas e inviables para los problemas que aquejan a dicha población.

Para Gabriela Ramos, el problema con estos sectores poblacionales tiene que ver con que los gobiernos no han implementado de forma eficiente las políticas económicas, causando que la población n0 se vea beneficiada de dicho modelo económico.  En ese sentido apuntó que es necesario que las instituciones redoblen sus esfuerzos para volver al modelo económico mucho más incluyente, en entrevista con El Universal señaló que:

“Nos hemos hemos enfocado en vender los beneficios del libre mercado sin considerar que hay un  proceso de ajuste en la integración y que hay poblaciones que simplemente pierden.”

Según la OCDE, son los jóvenes aquellos que se ven más afectados por dicho modelo económico, la exclusión y la falta de oportunidades se ven reflejadas en un desencanto frente al sistema político-democrático, así como frente al modelo económico. Este fenómeno explicaría los bajos niveles de participación de la población joven en procesos electorales de suma importancia que han resultado en tomas de decisiones que solo afectarían sus perspectivas y posibilidades de mejora a futuro.

En ese contexto, Ramos señaló que la OCDE busca generar estrategias para volver al sistema económico más incluyente con poblaciones vulnerables y excluidas, recomendando a los gobiernos no solo destinar mayores recursos a la generación de políticas públicas, sino que ese gasto sea ejercido de manera eficiente y eficaz, es decir que resuelva los problemas a largo plazo, dejando atrás el mero asistencialismo. De tal forma, apuntó que estos procesos electorales fueron una llamada de atención al sistema y que es necesario que los gobiernos liberales y democráticos deben de tomar nota  e implementar soluciones con el fin de frenar el auge de modelos nacionalistas que a largo plazo puedan resultar más perjudiciales.

En el caso de México, Gabriela Ramos señaló que el país enfrenta un gran reto para incluir a los jóvenes en las dinámicas económicas con el fin de mejorar su calidad de vida. No obstante, añadió que México los jóvenes mexicanos no sufren los mismos problemas que los jóvenes europeos, a quienes les resulta aun más complicado conseguir un empleo. Pero, apuntó, que esto se debe a que en México existe menor nivel educativo que en Europa, por lo que los jóvenes mexicanos, sin educación consiguen empleos, pero estos son precarios y mal remunerados, por lo que el reto para México no solo es la creación de empleos, sino mejorar el sistema educativo y ofrecer empleos para una población cada vez más educada y capacitada.

Si bien, la OCDE entiende el entorno económico al que se enfrenta México en estos momentos, señala que el poco presupuesto destinado a educación debe ser gastado de forma eficiente, acompañado por supuesto de prácticas macroeconómicas responsables, tales como las que ha practicado el gobierno económico en los últimos años y que han mostrado solidez ante las convulsiones económicas internacionales recientes. Asimismo en relación a la posible renegociación y derogación del TLCAN apuntó que la OCDE recomienda no entrar en pánico debido a que los diversos intereses, de todas las partes, involucrados en el tratado tienen influencia en la toma de decisiones, por lo que no será solamente “decisión de uno”. (Vía: El Universal)