Obispo de Toluca prohibe la entrada a la catedral a quien traiga minifalda

El obispo de Toluca, monseñor Francisco Javier Chavolla Ramos, prohibió la entrada a la catedral de la capital del Estado de México, con minifaldas, pantalones ceñidos, escotes inmorales o "alguna otra forma de vestir que ofenda a Dios", por medio de un cartel que fue expuesto a la entrada de este recinto.
Toluca

El obispo de Toluca, monseñor Francisco Javier Chavolla Ramos, prohibió la entrada a la catedral de la capital del Estado de México, a quien entre con minifaldas, pantalones ceñidos, escotes inmorales o “alguna otra forma de vestir que ofenda a Dios”, por medio de un cartel que fue expuesto a la entrada de este recinto.

El anuncio fue secundado por el vicario general de la diócesis de Toluca, Guillermo Fernández Orozco, quien expresó:

“El objetivo es que se vaya bien vestido, es un lugar sagrado, merece respeto, no es un lugar de exposición de modas”.

A decir de Fernández Orozco, la medida no solo se restringe a la vestimenta femenina, también los hombres tendrán que portar prendas que respeten la casa de Dios, que es un lugar sagrado.

La medida fue apoyada, de la misma manera, por otras parroquias de la diócesis, por lo que se ya se han colocado al menos 20 mil carteles a las puertas de todas estas iglesias.

Paralelamente, el obispo de Toluca, Francisco Javier Chavolla Ramos, es conocido por promover un discurso de odio en contra de las minorías sexuales. En mayo pasado, cuando el Congreso local del Estado de México discutió una iniciativa de ley para legalizar el matrimonio igualitario, este obispo convocó a una marcha para manifestarse en contra de la posible ley que haría posibles los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Luego de estos discursos, organizaciones de lesbianas, gays, bisexuales y transgénero de este estado presentaron una denuncia en contra de Chavolla Ramos ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), por sus declaraciones discriminatorias hacia este sector de la sociedad.

De igual forma, estas organizaciones enviaron una carta al embajador de México en el Vaticano, Mariano Palacios Alcocer, para que, a su vez, la Iglesia católica tome cartas en el asunto.

Según lo relató el representante de la comunidad LGBT, Israfil Filos Real, presidente de la Asociación Grupos Vulnerables, las agresiones hacia la comunidad se han incrementado a partir de los discursos de odio por parte de la diócesis de Toluca. Muchos han recibido correos electrónicos y mensajes de WhatsApp con agresiones y amenazas (vía La Jornada).

Obispo de Toluca, Francisco Javier Chavolla Ramos