Norberto Rivera es acusado de encubrir a un sacerdote pederasta

El cardenal Norberto Rivera Carrera, arzobispado primado de México, enfrenta una acusación por el presunto encubrimiento de un sacerdote pederasta, adscrito a su comunidad, que fue detenido en agosto pasado, nueve años después de haber sido demandado. (Vía: Proceso)

Carlos López Valdés fue detenido apenas el pasado 27 de agosto por el abuso sexual que, entre los años 1994 y 1999, cuando era sacerdote de Rivera Carrera, cometió en contra de Jesús Romero Colín.

La denuncia fue presentada desde el año 2007 ante la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), pero hasta nueve años después se dio el arresto del sacerdote, lo que incluso causó la sorpresa de Romero Colín. (Vía: Proceso)

Ahora que la justicia ha encontrado a López Valdés, los abogados de Romero Colín consideran que también el cardenal Rivera debe ser consignado pues, aseguran, con base en pruebas ofrecidas a la justicia, solapó durante años al sacerdote. (Vía: Proceso)

Cuando el escándalo estalló, Carlos López Valdés tan sólo fue destituido por el cardenal. David Peña, uno de los abogados de Romero declaró:

“Norberto se limitó a hacerle un juicio eclesiástico a su sacerdote, en el que se le encontró culpable. Y luego se le quitó el ministerio sacerdotal. Es como si un miembro de un club deportivo cometiera un asesinato dentro del club, y las autoridades de éste sólo le quitaran la membresía al asesino sin denunciarlo a las autoridades. Norberto hizo exactamente lo mismo.” (Vía: Proceso)

Peña asegura que la detención del sacerdote es tan sólo la pequeña parte de un problema mucho mayor pues, detrás de los abusos, hay todo un entramado que le dio protección, y dijo que ellos están decididos a desenmarañarlo:

“Por lo menos desde 2007, cuando la víctima denunció al sacerdote, está comprobado que Norberto supo de sus abusos –aunque nosotros suponemos que lo sabía desde años antes– y aun así no lo denunció ante las autoridades civiles, ni tampoco quiso aportar elementos para la investigación. Y quien está obligado a colaborar y no lo hace, se convierte en cómplice.” (Vía: Proceso)

Aseguró también la existencia de acuerdos entre la Iglesia y el poder público que recientemente cambiaron, razón por la cual nueve años después de que las autoridades no hicieran nada, Carlos López fue arrestado.

En contraste con estas declaraciones, el pasado domingo 18 de septiembre, el cardenal Norberto Rivera se expresó con preocupación por el bienestar social, y pidió orar 

“por los poderes legislativos y judicial para que, haciendo posible la organización nacional, promulguen y ejerzan las leyes necesarias para vivir en equidad y fraternidad defendiendo la familia como Dios la creó”. (Vía: Aristegui Noticias)

Asimismo, pidió una oración por el presidente Peña Nieto, los encargados del gobierno federal, al igual que por el jefe de Gobierno capitalino y sus gobernadores, para que vean por el bienestar social. (Vía: El Universal)

Esto sucedió en el marco de la próxima marcha de cristianos y católicos que se oponen al matrimonio igualitario. Debido a la fuertes críticas contra estos matrimonios hechas por el cardenal, varias organizaciones sociales están exigiendo su renuncia.