“¡No, yo no quiero ser diputado!”: Niño genio

Jesús Zambrano le preguntó si quería ser diputado, a lo cual el llamado "niño genio" le respondió con toda sinceridad que no.
niño

La Cámara de Diputados recibió el día de ayer la agradable vista del niño Carlos Antonio Santamaría Díaz, quien tiene un diplomado de bioquímica y biología molecular de la Facultad de Química, impartido por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El infante, de nueve años, fue invitado por la Comisión de Ciencia y Tecnología de San Lázaro, la cual preside el diputado José Bernardo Quezada Salas, y el por presidente de la Mesa Directiva, Jesús Zambrano Grijalva, quien durante la sesión resaltó la tenacidad y dedicación de Carlos.

“Nos decía sus padres que (Carlos) no puede desarrollar sus estudios de primaria y secundaria por su misma situación y características (…) están batallando para ver si se hace una consideración especial por parte del Sistema Educativo Nacional, por la UNAM, para que pueda seguir desarrollando sus aptitudes”, expresó el perredista.

Posteriormente, Zambrano invitó al infante hasta la curul de la presidencia de la Mesa Directiva, donde lo recibió con muestras de cariño. Ahí también lo saludaron los demás integrantes de la Mesa Directiva, quienes volvieron a vitorearlo y halagarlo.

Cabe destacar que a parte de la admiración que causó la capacidad intelectual de Carlos, también destacó su inocencia y candidez para responder a halagos de los legisladores, aunque también fue evidente que no se sentía muy cómodo en ese lugar y la situación.

Sin embargo, el momento clave fue cuando Zambrano, quien aprovechó para charlar brevemente con él, le preguntó si quería ser diputado, a lo cual el llamado “niño genio” le respondió con toda sinceridad que no.

– ¿Te gustaría ser diputado?– preguntó el legislador.

–¡No, yo no quiero ser diputado, no quiero ser como ustedes; yo quiero ser científico!– contestó Carlos sinceramente.

Posteriormente,  Zambrano comentó al pleno: “dice que no quiere ser diputado”, lo cual causó la hilaridad de los legisladores, y continuó, “si va a ser un científico ejemplar, para qué lo traemos a estas lides legislativas. Bien, muchas gracias Carlos y felicidades de nueva cuenta”.