No más soya transgénica para Monsanto en México, SCJN

A Monsanto se le retiró el permiso para la soya trasngénica en Yucatán. Según los pobladores del lugar, su pesticida está matando a las abejas, su principal fuente de ingresos, además de que es cancerígeno.

Según organizaciones apicultoras e indígenas, el cultivo de soya transgénica por parte de Monsanto está destruyendo lo que queda de la Selva Maya. La SCJN anuló el permiso que el gobierno había dado a la transnacional para escuchar las demandas de las comunidades que viven en la zona.

El día de ayer, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) anuló el permiso del que gozaba Monsanto para sembrar soya transgénica en la Península de Yucatán. Al momento, la corporación ha sembrado 23 mil 500 hectáreas en cinco zonas de Yucatán y Campeche.

La anulación del permiso no significa que cultivar soya transgénica en la zona estará prohibido, sino que la Corte ha señalado que la introducción de este producto ha sido hecha de manera ilegal, por lo que tiene que suspenderse temporalmente. ¿Cómo pasó esto? Todo comenzó en 2012, cuando la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (mejor conocida como SAGARPA) concedió a Monsanto el permiso para cultivar soya en México.

El problema es que tanto la concesión, como la práctica del cultivo “olvidaron“ tomar en cuenta a las comunidades asentadas en la zona. Según la SCJN:

“Los pueblos y comunidades indígenas del país tienen derecho a ser consultadas en aquellos casos en que pueda actualizarse un impacto significativo. Es decir, en aquellos casos en que actos administrativos, programas de desarrollo, proyectos o medidas puedan afectar su vida y entorno de manera relevante“

Como saben, la Corte no “inventó“ esta ley, sino que se encuentra estipulada en la legislación mexicana, además de que el país firmó tratados internacionales en donde se comprometió a reconocer y hacer respetar este derecho. El dictamen, pues, pide que tanto la SAGARPA como Monsanto consulten a la población antes de continuar con la soya trasngénica. Nada más.

¿Por qué no quieren que Monsanto siembre soya trasngénica?

El juicio fue promovido por organizaciones apicultoras de la Selva Maya, en el sureste del país. El objetivo final es que Monsanto deje de sembrar este tipo de soya, en particular porque usa un plagicida que es dañino tanto para la economía local, como para la salud de los ciudadanos.

Muchas comunidades de la zona viven de la producción de miel en criaderos de abejas. La transnacional fumiga sus campos desde avionetas, lo que inevitablemente hace que se expanda y mate a las abejas. Por si fuera poco, la sustancia que usan, el glifosato, ha sido clasificada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como probablemente cancerígena para seres humanos. Abejas y pobladores inhalan constantemente esa sustancia, lo que representa un potencial riesgo para la salud.

Los pobladores de la zona denunciaron, además, que Monsanto ha deforestado miles de hectáreas de selva. El impacto ecológico, hasta ahora es irreversible, lo único que podemos hacer es evitar que se extienda aún más.

Por su parte, la empresa ha insistido en que el informe de la OMS sobre el glifosato es impreciso. Insisten en que no hay pruebas concluyentes de que el plagicida que más usan en todo el mundo cause cáncer. No obstante, la Organización ha defendido su postura en espera de generar información más certera al respecto.

Si quieres saber más, aquí te dejamos un video producido por el colectivo MA OGM, una de las organizaciones apicultoras que promovieron el juicio en la SCJN.