¿La iniciativa de Morena permitirá juzgar a un presidente en funciones?

El día de ayer, mientras en las calles se recordaban los 50 años de a matanza de Tlatelolco, la bancada de Morena en el Senado presentó una iniciativa para reformar el segundo párrafo del artículo 108 constitucional para que el presidente pueda ser juzgado a nivel nacional e internacional durante su administración por delitos electorales, corrupción y delitos contra la humanidad.

En la actual redacción del segundo párrafo del artículo 108 constitucional, el Presidente de la República sólo puede ser juzgado por delitos como “traición a la Patria y delitos graves del orden común”.

En la propuesta, presentada por el senador Salomón Jara, se añadirían otras causales de juicio contra el presidente: delitos electorales, corrupción y crímenes contra la humanidad. La redacción propuesta es:

El presidente de la República, durante el tiempo de su encargo, podrá ser acusado por traición a la patria, violación a esta Constitución, delitos contra la humanidad, así como por actos de corrupción o por cualquiera de los delitos electorales vigentes, debidamente comprobados por la autoridad competente en la materia”. (Vía: Noticieros Televisa)

En su presentación en Tribuna, el senador Jara explicó que la redacción actual de ese artículo responde a contextos históricos que ya han sido superados, por lo que la propuesta no sólo no tiene “dedicatoria”, sino que es una actualización necesaria:

“Dicha disposición se estableció de esta manera por razones históricas que obedecieron a la no traición del gobierno nacional al quedar subordinado a órdenes y disposiciones de gobiernos e intereses extranjeros y, en especial, por el contexto coyuntural que se suscitó en nuestro país durante diferentes momentos del siglo XIX y principios del siglo XX” (Vía: El Universal)

Senador Jara presentando la iniciativa
Senador Jara presentando la iniciativa (Imagen: Senado de la República)

La propuesta fue enviada a las comisiones de Estudios Legislativos, Anticorrupción y Puntos Constitucionales, donde será analizada y dictaminada. Si es aprobada por las comisiones, regresaría al Pleno para ser votada y enviada a San Lázaro, donde también tendría que ser dictaminada y votada, luego, en el Pleno.

La mayoría que tiene Morena en las dos cámaras podría facilitar la aprobación de esta propuesta, pero dado que es, también, una reforma constitucional, deberá ser aprobada por la mitad más uno de los congresos de los estados, ¿llegará a aprobarse en las pocas semanas que le quedan a esta administración… para quien la propuesta de Morena definitivamente “no” fue diseñada?

Por: Redacción PA.