Monsanto “apuesta” por el campo mexicano

Monsanto está segura de que el Gobierno Federal incluirá en su propuesta legislativa la siembra de semillas genéticamente modificadas.
Monsanto

La gran apuesta de Monsanto está en campo mexicano, según lo publicó el diario español El País. Y es que de acuerdo con este periodico, la multinacional estadounidense está segura de que el Gobierno Federal incluirá en su propuesta legislativa la siembra de semillas genéticamente modificadas porque así lo plasmó en el plan nacional de desarrollo.

A su vez, Manuel Bravo, director de la compañía en Latinoamérica, tiene confianza en que una vez resueltos los problemas legales que enfrentan en tribunales, el tema será parte de la agenda de la actual administración. “El Gobierno ha sido muy claro de lo importante de estas tecnologías en el campo”.

Hay que tomar en cuenta que las modificaciones legislativas para mejorar el campo mexicano es una de las reformas estructurales pendientes del presidente Enrique Peña Nieto. En marzo de 2014 instruyó a la Secretaría de Agricultura (SAGARPA), a que realizara foros nacionales y regionales con académicos, organizaciones sociales y privadas para debatir la “nueva política pública agroalimentaria”. Sin embargo, a la fecha, la promesa del mandatario no se ha cumplido.

Por su parte, los directivos de la compañía han sostenido pláticas con la SAGARPA sobre el uso de estas tecnologías en los cultivos con la finalidad de echar a andar el potencial del campo mexicano. “Por la abrumadora información científica que habla (a favor) de estas tecnologías estamos seguros de que se va a favorecer a los productores con la posibilidad de tener esta opción y competir cara a cara con los productores de otros países”, afirmó Bravo. Pero en realidad, aún no hay fechas para una posible discusión en el legislativo.

Monsanto es la mayor compañía de semillas genéticamente modificadas en el mundo. Sus productos han provocado un debate polarizado a nivel mundial. Varios detractores, como Greenpeace, aseguran que los transgénicos dañan al medio ambiente porque las toxinas se acumulan en los suelos de cultivo y pueden afectar su fertilidad a largo plazo.

Los daños a la salud, advierten, son irreversibles, ya que uno de los agroquímicos más usados en el cultivo de transgénicos puede causar cáncer en los humanos. También aseguran que es un mito que estas semillas alteradas ayudan a reducir el hambre porque solo están diseñadas para producir ganancias a los grandes corporativos.

Actualmente Monsanto tiene 27 permisos de maíz detenidos. Algunos son para la etapa experimental, otros para la etapa piloto y unos más para la comercial. En México, el 73,9% de la población considera que el consumo frecuente de alimentos genéticamente modificados puede ser dañino para la salud, según una encuesta del INEGI.

Sin embargo, el directivo no piensa lo mismo. Actualmente en cerca de 30 países se utilizan favorablemente estas tecnologías.

“En México que exportamos 10 millones de toneladas de grano al año, todo biotecnológico de Estados Unidos, es clara la necesidad de darle la oportunidad a los agricultores mexicanos de usarlas, en lugar de estarle pagando 50.000 millones de pesos al año a productores norteamericanos”, expresó.

Por otro lado, un prestigioso grupo de chefs mexicanos no coinciden con él. En agosto pasado se pronunciaron en contra del maíz transgénico porque consideran que el cultivo de estos productos atenta contra la diversidad de los maíces nativos y pone en peligro su existencia. Unos días antes de este pronunciamiento, un juez federal revocó una orden que prohibía la liberación al ambiente del maíz transgénico.

Aunque parecía un fallo favorable para Monsanto, el colectivo demandante apeló la resolución. “Esa situación en los siguientes meses se va a resolver”, expresó el ejecutivo.

Actualmente en el Plan Nacional de Desarrollo está establecida la importancia que el Gobierno federal le otorgó a los transgénicos desde el inicio de su gestión. Una de las líneas de acción en el sector agropecuario es “orientar la investigación y desarrollo tecnológico hacia la generación de innovaciones que aplicadas al sector agroalimentario eleven la productividad y competitividad”. Este documento, agregó Bravo, define la línea “por donde se quiere mover el Gobierno”.