México es culpable: Corte Interamericana sobre caso Atenco

México es culpable: sentencia de Corte interamericana sobre Caso Atenco

En una sentencia histórica, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) declaró culpable al gobierno de México por violencia sexual, tortura sexual y violación de once mujeres durante su detención y procesamiento en el Centro de Readaptación Social “Santiaguito” durante el 3 y 4 de agosto del 2006.

Yolanda Muñoz Diosdada, Norma Aidé Jiménez Osorio, María Patricia Romero Hernández, Mariana Selvas Gómez, Georgina Edith Rosales Gutiérrez, Ana María Velasco Rodríguez, Suhelen Gabriela Cuevas Jaramillo, Bárbara Italia Méndez Moreno, María Cristina Sánchez Hernández, Angélica Patricia Torres Linares y Claudia Hernández Martínez por fin recibieron justicia por la violencia y tortura sexual de la que fueron víctimas y la violación a siete de ellas durante el operativo policiaco, dirigido por la Policía Federal en Texcoco, San Salvador Atenco y la carretera Texcoco-Lechería durante el 3 y 4 de agosto del 2006.

En la sentencia, la CIDH determinó que el gobierno municipal de San Salvador Atenco, el del Estado de México y la Policía Federal son responsables directos de lo ocurrido no sólo contra las 11 demandantes, sino contra “toda persona que asumieran que formaba parte de las manifestaciones”.

Las once sobrevivientes demandantes narraron en múltiples ocasiones la forma como fueron detenidas, torturadas y procesadas es en el CEPRESO, y la forma cómo fueron también violentadas por los médicos del centro, quienes debieron haber respondido de acuerdo a protocolo las denuncias de violación:

“Varias de las víctimas sufrieron un trato denigrante por parte de los primeros médicos en atenderlas al llegar al CEPRESO, quienes se negaron a revisarlas, a practicar exámenes ginecológicos, así como a reportar o registrar la violación sexual. Se iniciaron diversos procesos penales para investigar los hechos denunciados por las mujeres víctimas del caso, ninguno de los cuales ha concluido, a excepción de un procedimiento penal que finalizó con una absolución. (Vía: CIDH)

El tribunal, con sede en San José, Costa Rica, determinó también que la detención inicial de las once mujeres fue arbitraria, por lo tanto ilegal: “el Tribunal concluyó que las detenciones iniciales de las once mujeres víctimas del presente caso fueron ilegales y arbitrarias, y que la medida de prisión preventiva impuesta a las víctimas resultó arbitraria en tanto no respondió a una finalidad legítima“. (Vía: CIDH)

Desde el comienzo del procedimiento, el gobierno de México negó conocimiento de los abusos policiacos y aseguró una y otra vez que éstos no fueron parte de órdenes o evidencia de violencia sistémica, sino casos “terribles” que serían investigados. Hasta el día de hoy, ningún policía, mando o autoridad que participó directa o indirectamente en la represión de Atenco ha sido sentenciado, sólo un caso fue procesado y terminó en absolución. (Vía: New York Times)

Ahora, con la sentencia de la Corte, el Estado mexicano tendrá que reconocer su responsabilidad internacional en lo ocurrido, indemnizar a las 11 mujeres y a 51 familiares con un millón 496 mil dólares, además de los 30 mil dólares de los gastos de la defensa de las demandantes.

Publicidad