México desperdicia 20 millones de toneladas de comida al año

Portada: Wikicommons

Seguramente hay un recalentado en tu refrigerador que aún te hace ojitos, aunque al mismo tiempo pienses que cinco días de lo mismo te va a hartar. Así que antes de que ese tupper que te reclamará tu madre termine en la basura, considera que según un informe del Banco Mundial, en México cada año se desperdician más de 20 millones de toneladas de comida. Aunque lo que vayas a echar por la borda sea medio plato, contribuye y forma parte de las 2 mil 314 toneladas diarias de desperdicio alimentario de este país. (vía: El Universal)

El informe de Pérdidas y Desperdicios de Alimentos, elaborado por Genaro Aguilar, investigador del IPN, para el Banco Mundial establece que esas 20 millones de toneladas desperdician también 40 billones de litros de agua para su producción y tienen un costo estimado de 491 millones de pesos que alcanzaría para 294 millones 600 mil cubitos de Riko Pollo, o para quintuplicarle su presupuesto a la UNAM.

Esto representa el 34% de la producción total anual del país… y esto sólo incluye 79 categorías de 120 posibles, pues sólo se tenían datos de estas, así que el número real es mayor, aunque incuantificable por ahora. También, la contaminación que genera producirlos nomás para nada equivale a 36 millones de toneladas de dióxido de carbono, que es lo que generan casi 16 millones de automóviles al año. (vía: El Debate)

No sólo resulta impresionante el conocer esta cifra, sino que incluso da miedo darse cuenta del número real de desperdicio de alimentos. Según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) en México existen aproximadamente 53 millones de personas en situación de pobreza, por lo que cada una de esas personas podrían tener poco menos de media tonelada de alimentos en caso de que no se desperdiciara nada.

Por supuesto que esto no solucionaría el problema de pobreza ni de hambre, pero es una forma de darnos una idea de qué tanto daño hace que dejes esas tortitas de papa en el refri después de comer, porque en la noche seguro irás por tacos y terminarán en la basura… como casi todo el recalentado.