Mexicana con fibromialgia cumple dos años aislada en ‘Tepoz’ ante Covid

La mujer se deprimió y recurrió a un psicólogo porque tuvo pensamientos suicidas, una ironía frente a su decisión de aislarse para no morir.
Foto: Instagram / laibarrola

Una mujer mexicana que sufre una enfermedad incurable conocida como fibromialgia, cumplió dos años aislada en Tepoztlán, Morelos, tras la pandemia por Covid-19.

Ya pasaron dos años del primer caso de coronavirus detectado en China y 22 meses del primer decreto de confinamiento en México. Sin embargo, Alejandra Ibarrola sigue cuidándose.

Y es que la mexicana que sufre fibromialgia, una enfermedad que provoca dolores musculares, aprendió que la prioridad era mantenerse con vida.

Foto: Instagram / laibarrola

“Soy esa persona que se tomó en serio la pandemia”, contó a SinEmbargo la publirrelacionista de 47 años que se recluyó a principios de 2020.

Fue antes de la pandemia por Covid-19, cuando la mexicana construyó en el poblado una casa de descanso. Ahora, le sirve para protegerse del virus.

Debido a la fibromialgia que le provoca dolor general de músculos y huesos, decidió recluirse en una construcción, cuyo vecino más cercano está a tres mil metros.

Foto: Instagram / laibarrola

“Si me agarra el coronavirus no lo libro”, pensó la mujer mexicana que fue obligada a recluirse debido a la pandemia por Covid-19 y dejar el trabajo.

En principio sus hermanos también se mudaron pero no aguantaron mucho. Fue entonces que Alejandra quedó sola con sus dos perros, miedos y alegrías.

No fue fácil. Soltera y sin hijos, descubrió que el aislamiento es para los más duros. La mujer no tenía con quien desahogar todas sus frustraciones.

Foto: Instagram / laibarrola

La fibromialgia obligó a la mujer mexicana a recluirse por temor al Covid-19

“No tenía con quien pelearme, con quien desahogar mi mal humor, la ansiedad, el llanto. Pero había que sobrevivir y de Covid no me enfermé”, contó.

Lo más difícil fue estar desempleada, pues a veces no tenía para comer y vivía de la caridad de su familia y amigos en la Ciudad de México (CDMX).

Luego se deprimió. La mujer mexicana recurrió un psicólogo por primera vez en su vida, debido a que perdió 20 kilos y tenía pensamientos suicidas.

Foto: Instagram / laibarrola

Fue un huerto la que salvó su vida. Y es que Alejandra comenzó a cultivar sus alimentos. Eso la distrajo de pensamientos negativos. Ahora disfruta de un té, escuchar noticias, y de Netflix por las tardes.

Sin embargo, por las mañanas disfruta de sembrar jitomates, cebollas, papas y nopales. Para comprar lo demás, se viste de ‘astronauta’ y desafía a la muerte en el mercado local.

Durante estos dos años, la mujer mexicana permitió la visita de tres personas y con estrictas medidas de seguridad. Pero ahora no deja de pensar en la nueva variante del Covid: el Omicron.

***

Continúa con la conversación masiva en nuestro canal de YouTube.

ANUNCIO