Marcha a 15 meses de la desaparición de 43 en Ayotzinapa

El 26 de diciembre de 2015 se cumplieron 15 meses de la desaparición forzada de 43 estudiantes de la normal de Ayotzinapa.

El 26 de diciembre de 2015 se cumplieron 15 meses de la desaparición forzada de 43 estudiantes de la normal de Ayotzinapa. Ayer familiares, amigos y diversas organizaciones sociales marcharon para exigir memoria, verdad y justicia para el caso. La manifestación fue de la Catedral Metropolitana a la Basílica de Guadalupe y duró más de dos horas.

En el recorridos se sumaron cientos de personas en apoyo a la causa de las 43 familias con hijos desaparecidos y de las 3 familias de estudiantes ejecutados extrajudicialmente. Al llegar a la Basílica fueron recibidos en un área reservada para ellos y atendidos por el sacerdote jesuita Sergio Cobo, que pronunció estas palabras:

“son los padres los que van marcando el paso. Con ellos vamos a caminar y pedirle a la virgen de Guadalupe que les dé fuerza, ánimo, que no nos resignemos ante esta injusticia que es el signo más triste y corrupto de los poderosos y de las autoridades” (vía La Jornada)

El padre Cobo recalcó que el apoyo a estas personas no sólo debe seguir la vía espiritual, sino también la de la acción organizada, pues existen muchos factores adversos que intentan oprimir y ocultar la lucha de los familiares. A la homilía dedicada a los normalistas asistió también el abogado que lleva el caso legal, Vidulfo Rosales del Centro de Derechos Humanos Tlachinollan de la Montaña. Rosales recordó que aún quedan cuatro meses de mandato para que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos continúe sus investigaciones.

El Comité de Padres anunció el acuerdo de buscar al papa Francisco en su próxima visita a México para “para plantearle el estado que guarda la investigación y volver a colocar el caso Ayotzinapa en el plano internacional” (vía La Jornada).

Hace algunos meses, cuando el Sumo Sacerdote visitó los Estados Unidos, una comisión de padres intentó acercarse a él para discutir esta cuestión; sin embargo, no fue recibida por el líder espiritual.