Los mapaches de Playa Miramar en Tamaulipas

¿Cómo estos animalitos invadieron la playa y nuestros corazones?
¿Cómo llegaron los mapaches a Miramar? Imagen: Plumas Atómicas

Desde hace ya algunos años, la playa Miramar, en Ciudad Madero, Tamaulipas, se ha poblado de cientos de mapaches que se han vuelto la nueva atracción turística de la zona.

Mirarmar es la playa por excelencia para los tamaulipecos y los maderenses, al sur de Tamaulipas. Cada Semana Santa esta playa es abarrotada por miles de turistas. Y, al parecer, siguiendo el rastro de residuos que dejan los humanos llegaron otros turistas mucho más peludos. La tierna invasión fue tan discreta que, para cuando los humanos se dieron cuenta, los mapaches ya eran dueños de las escolleras.

Los mapaches migraron a la playa por la destrucción de su hábitat a manos de los seres humanos. Ahora, los turistas y los locales se juntan en las escolleras de Miramar a alimentar a los mapaches con diversos alimentos, desde frutas hasta chicharrones. Por derecho propio, estos animales se han vuelto dignos dueños de las escolleras y los tamaulipecos sin duda les han tomado cariño, sin embargo no siempre ha sido tersa la relación entre humanos y mapaches en estas costas.

El punto más cruel de este encuentro entre especies sucedió en 2014 cuando cientos de mapaches fueron masacrados con una vileza que solo es conocida en humanos, la misma especie que previamente ya había destruido su hábitat original y los orilló a migrar muy lejos de los bosques a los que pertenecen.

Los visitantes alimentan a los mapaches de las escolleras de Miramar. Imagen: Plumas Atómicas

Solo hasta que circularon en internet las fotografías de mapaches con las manos mutiladas o desollados, varios tamaulipecos entendieron que era momento de proteger y no de acorralar a estos animales que pueden portar rabia pero no maldad.

Recientemente, incluso se han rechazado las propuestas que buscan ya no exterminar sino meramente esterilizar a los mapaches. Y es que en cualquier otra circunstancia un encuentro con un mapache sería algo digno de temerse y evitarse pero en Miramar es algo que se hace adrede y con regocijo.

Los mapaches de Miramar no son agresivos, aunque más vale no acariciarlos y mucho menos cargarlos; no son perritos, pues. Pero sí muestran una docilidad poco vista entre los de su especie, aunque no por ser amables están exentos de robarse la comida de los desprevenidos. 

Los mapaches de las escolleras de Miramar. Imagen: Plumas Atómicas

Tanto en Tampico como en Madero se han acostumbrado a los mapaches y, sin duda, el deseo de la mayoría es que estos animales sean preservados. Esperemos esta relación con los mapaches permanezca mucho tiempo (y de forma amistosa) en esta costa donde se junta el río Pánuco con el Golfo de México, en Tamaulipas.

Y, si les quedan dudas de qué son precisamente los mapaches, les dejamos el video del Dr. Pangolín al respecto: