La historia secreta de una mantequilla mexicana

Casi todas las personas que viven en México conocen la mantequilla Gloria: ésa que viene en un pequeño bloque de color verde o amarillo, dependiendo si es con o sin sal. Lo que la gran mayoría no sabe es que detrás de esa marca se encuentra la fundación Andrade, que apoya a niños de escasos recursos a continuar con sus estudios.

En un hilo de Twitter, @nichtgefund relató la historia de Cremería Americana: una empresa con más de un siglo en nuestro país y cuyos fundadores Alberto Andrade y Dolores Contreras de Andrade hicieron crecer desde su fundación. De acuerdo con su sitio web, ésta inició como un pequeño negocio en la calle de Jiménez, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

En 1946, la empresa fabricadora de la mantequilla Gloria adquirió el nombre de Cremería Americana y en 1952, cuando falleció Alberto Andrade, su esposa Dolores Contreras de Andrade quedó al frente del negocio. Aunque no se menciona en la línea del tiempo de la mantequilla Gloria, ella lo dirigió durante 24 años hasta su fallecimiento en 1976. Poco antes señaló que su última voluntad era la creación de una fundación para apoyar a la niñez.

Fue ahí cuando nació la fundación Dolores y Alberto Andrade (ADA), que destina gran parte de las ganancias obtenidas por la venta de la mantequilla Gloria y otros productos de Cremería Americana al apoyo de estudiantes con alto rendimiento académico.

“Las labores formales de la Fundación ADA, IAP comenzaron en 1980 con estudiantes de educación básica, y al día de hoy se ha otorgado apoyo a más de tres mil veinticinco becarios, de los cuales 627 han concluido exitosamente sus estudios“, señala su sitio web.

 

Si trabajas este sábado, te toca pago doble o triple

Finalmente, muchos saben la diferencia entre mantequilla y margarina, pero pocos saben que una parte de las mantequillas Gloria que nuestras familias han comprado a lo largo de la vida ha sido destinada a la educación.

Por: Redacción PA.