Maite Azuela, periodista y defensora amenazada de muerte

El pasado 30 de noviembre, la defensora de derechos humanos y articulista en varios medios, Maite Azuela, recibió varias amenazas de muerte.

El pasado 30 de noviembre, la defensora de derechos humanos y articulista en varios medios, Maite Azuela, recibió una amenaza de muerte. En general, sus artículos hablan sobre derechos humanos; pero recientemente la periodista escribió sobre hechos relacionados con el ejército mexicano y con la administración del gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle.

Un sobre con el nombre de Maite apareció un día en las puertas de su hogar. Al interior había un papel delgado con una fotografía de su cara ampliada y una amenaza de muerte escrita sobre su frente:

Me tomó unas tres llamadas a los expertos en censura  y riesgos entender que no era un juego ocioso con rabia mal enfocada. Abandoné entonces ese temple conveniente de calma que aprendí de mi padre y me permití sentir miedo, dejé que la sensación de vulnerabilidad me tocara la piel y encogiera mi estómago, hasta que el temor se me hizo tristeza, desaliento, impotencia. (vía El Universal)

Estas palabras están tomadas de una carta abierta que publicó en el periódico donde trabaja. En ella, expone su miedo pero también su sorpresa ante la censura. Maite es una analista política que busca entablar diálogo con sus lectores para provocar un cambio a partir de la emoción que suscitan sus textos. La amenaza que recibió la llevó a reflexionar sobre la libertad de expresión y sobre el estado actual de violencia y corrupción que impera en nuestro país.

El ataque quedó registrado en un mecanismo de protección de la Segob y en la Fiscalía Especializada en Atención a Delitos de Libertad de Expresión (FEADLE) de la PGR. Asimismo, las organizaciones Artículo 19, el Centro de Derechos Humanos Agustín Pro Juárez y el Cimac la apoyan. El Universal y UNO Noticias, empresas para las que colabora la periodista también han mostrado su solidaridad con el caso.

En una carta que firmaron más de 350 intelectuales, periodistas y miembros de la sociedad, se reprueban las intimidaciones de las que ha sido objeto nuestra compañera:

El caso de Maite no está aislado; por el contrario, es parte de un fenómeno creciente. México es uno de los peores países para ejercer el periodismo marcado por censura directa e indirecta. En 2014, hubo 326 agresiones a periodistas registradas por Artículo 19, y en 2015 son ya 303, la cifra del tercer trimestre. Sin periodistas como Maite Azuela la sociedad se queda sin voz y sujeta a ser, como muchos pretenden, consumidores pasivos de la versión oficial y autoritaria (vía CENCOS).


¿Por qué en nuestro país es tan peligroso ser periodista? ¿A qué le tienen miedo los que censuran el ejercicio libre de información?