Magistrados del TEPJF son cuestionados por su labor y sus gastos

Algunos magistrados de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) que culminan su labor, fueron cuestionados en su desempeño por haber parcialidad o falta de solidez en sus resoluciones, por una tendencia a cuidar los intereses del régimen así como por proteger a algunos partidos políticos.

Dentro de estos magistrados se encuentran: Salvador Nava Gomar, Constancio Carrasco Daza, Pedro Esteban Penagos, Manuel González Oropeza, Flavio Galván y María del Carmen Alanís.

Hugo Concha Cantú, profesor del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y coordinador del libro La (in)justicia electoral a examen, el cual analiza algunas sentencias del tribunal,  señala que en los últimos años ‘‘los magistrados comenzaron a jugar sus cartas de tipo personal. Sus sentencias dejan mucho que desear y vemos a un órgano simulando utilizar el derecho, aplicando la norma electoral de manera imparcial, cuando en realidad un estudio a muchas de las resoluciones muestra que los argumentos jurídicos se utilizan como sea para llegar a decisiones predeterminadas y de tipo político.’’ (Vía: La Jornada)

Una de las sentencias que dejó mucho que desear y que además demostró que “la trampa no pesa”, de acuerdo con el catedrático, fue su actuación con el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), al cual le perdonó en 2009 una multa de 194 mdp y, a pesar de que fuera sancionado en diversas ocasiones entre 2015 y 2016, después le condonó varias rebajas además de negarse a retirarle el registro.

Otro fuerte crítica que ha recibido el tribunal es por el hecho de haberse asumido como superior jerárquico del Instituto Nacional Electoral (INE), de tribunales locales o salas regionales, lo que provocó un activismo judicial del que los propios magistrados se quejan. Además de haberse tomado dichas atribuciones, se le ha reclamado que en sus resoluciones ha mantenido criterios con poca uniformidad y claridad. 

Luis Daniel Vázquez, investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, señaló que este ha sido “un tribunal que gasta mucho dinero y en una lógica suntuaria. Tampoco veo avances en sus resoluciones, porque no mantuvieron criterios claros. Diría que fue un tribunal gris con tendencias de los magistrados a beneficiar con su voto a los partidos que los propusieron.’’ (Vía: La Jornada)

Con respecto a esta declaración, una publicación de este martes por parte del diario Reforma, destaca que estos mismos magistrados gastaron más de cuatro millones de pesos en diversos viajes con cargo al erario.

Entre los gastos mencionados subrayó los hechos por el magistrado Manuel González Oropeza, quien gastó, tan sólo entre 2015 y 2016, un millón 318 mil 550 pesos para asistir a eventos cuya duración fue menor a un día y que, además, fueron realizados al interior del país, como por ejemplo, ocurrió cuando, para ir a una presentación de un libro a Mérida, reportó 12 mil 117 pesos solamente en viáticos, gastados en un día.